lunes 29/11/21

Cantabria participará en la Feria Internacional de Turismo de este año, prevista del 19 al 23 de mayo en Madrid. Será un Fitur "distinto", por la pandemia del coronavirus, pero también "tecnológico y moderno", con pantallas y vídeos y "nada de papel" en el stand regional, el mismo de la edición anterior pero adaptado a las circunstancias y medidas sanitarias, que impiden además la organización de actos y eventos sociales, como la cena institucional o el día de la comunidad en Ifema.

Los representantes del Gobierno acudirán a la cita "muy dispuestos" a cumplir las medidas y protocolos Covid, para lo que se está remodelando el recinto, de más de 300 metros cuadrados, pero también con "muchas más exigencias", según ha asegurado este miércoles en Guriezo el consejero del ramo, Javier López Marcano.

A preguntas de los periodistas, ha avanzado que la oferta turística cántabra se articulará en bloques temáticos y con el "mensaje estelar" de uno de ellos: que los "tres meses de verano" en la región son junio, julio, agosto, septiembre y octubre, es decir, cinco, según ha comentado.

En sus declaraciones a los medios tras visitar la fábrica Vitrinor de Guriezo, el titular de la Consejería ha destacado que es ya una "decisión tomada" la presencia de Cantabria este año en Fitur, que -ha evidenciado- no será como la feria de 2020 ni ninguna de las ediciones anteriores.

Y es que las circunstancias "imprevisibles y complicadas" del coronavirus se suman, además, las "sociopolíticas" de Madrid, que celebrará elecciones autonómicas un par de semanas antes y que podrían "influir" en la feria, ha apuntado el regionalista, que se ha pronunciado así junto a su jefe de filas y del Gobierno, Miguel Ángel Revilla.

En cualquier caso, Marcano ha subrayado la disposición de esta región a cumplir las medidas sanitarias y las exigencias que se ha marcado al respecto, como la ausencia de papel en el pabellón regional: "Preferimos un tik-tok a un viejo cartel", ha expresado, para indicar que no habrá folletos o panfletos en los mostradores, ni tampoco guías, sino solo pantallas en las que se proyectarán vídeos.

Además, se suprimirán zonas para eventos sociales, presentaciones, degustaciones de productos gastronómicos, almacenes o el bar, para que no haya "nada con fines sociales que congregue gente", y se establecerá en todo caso un aforo del 50 por ciento.

En su lugar, en el stand de Cantabria se habilitarán recintos para profesionales, que son los llamados a participar en la presente edición y a los que el Gobierno sufragará los gastos de matrícula de Fitur, pues es un sector que "necesita ayudas y esperanza". También se readaptará el espacio para crear despachos para que los periodistas puedan desempeñar su trabajo.

Cantabria acudirá a un Fitur "distinto y moderno", para profesionales y sin actos...
Comentarios