domingo. 25.09.2022

Una veintena de establecimientos turísticos de Santander se ha sumado hasta el momento al proyecto para medir la huella de carbono y compensar el impacto ambiental de su actividad en la ciudad, lo que supone que se han duplicado en un mes el número de participantes.

Así lo ha asegurado este martes la concejala de Turismo y Comercio de Santander, Miriam Díaz, durante su intervención en la mesa de diálogo 'La huella de carbono en la empresa', organizada por Cruz Roja Española y CEOE Cepyme Cantabria para promocionar el cálculo de las emisiones de gases de efecto invernadero como una herramienta esencial en la empresa para reducir la huella de carbono y ahorrar costes asociados al consumo eléctrico y los combustibles, ha indicado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Díaz ha tomado parte en la sesión sobre experiencias institucionales, que ha compartido con el profesor del departamento de Ingeniería Eléctrica y Energética de la Universidad de Cantabria Mario Mañana Canteli, que ha expuesto la experiencia de la UC a través de Ecocampus.

La edil ha asegurado que le gustaría incrementar los participantes en el proyecto y extenderlo a ámbitos como el comercio, y ha recordado que es una de las acciones que forman parte del convenio entre el Consistorio y la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC) para promover la sostenibilidad y la profesionalización en el sector.

Como ha avanzado, la previsión es disponer de los datos de las mediciones y los informes individualizados para cada establecimiento en el primer trimestre de 2022, de modo que a lo largo del próximo año se puedan desarrollar las acciones que permitan compensar en la ciudad el impacto ambiental de estas empresas.

"No seremos un destino de calidad si no somos sostenibles", ha asegurado Díaz, que también ha destacado el Plan de Sostenibilidad Turística de Santander, en el que "se dan la mano" tres de los ejes sobre los que se articula: "gobernanza, sostenibilidad y excelencia".

Con este proyecto, ha explicado, el Ayuntamiento "juega un papel de facilitador para que las empresas turísticas dejen a un lado el miedo que puedan tener a involucrarse en acciones como ésta", y ha señalado que el Consistorio sufraga los gastos de las mediciones, que oscilan entre 300 y 700 euros en función del número de habitaciones, por lo que no suponen coste alguno para estas empresas.

Igualmente, ha pedido la colaboración de CEOE Cepyme y Cruz Roja para que actúen como mediadores para hacer llegar el proyecto a más empresas, y ha anunciado que todos los establecimientos que finalicen el proceso de medición y las acciones para compensar las emisiones formarán parte del Club de Excelencia Turística que tiene previsto crear el Ayuntamiento.

"La descarbonización del destino turístico Santander es prioritaria. La sostenibilidad es un reto que tenemos muy en cuenta dentro de la planificación turística, por eso, junto a la Asociación de Hostelería, vamos a hacer lo posible para reducir el impacto ambiental que genera el sector, ayudando a los alojamientos a mejorar sus servicios", ha añadido.

Según ha indicado, son "muchos" los beneficios de estas mediciones para las empresas turísticas, al facilitar la adaptación a la normativa actual vigente y de los próximos años, tanto europea como nacional, y alineándose con la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y el Pacto Verde Europeo para la descarbonización de la economía.

Igualmente, ha apuntado que permiten identificar "importantes" ahorros de costes, a través de la mejora de la eficiencia energética y de consumo de recursos, y aportan posicionamiento e imagen de marca, actuando como elemento "diferenciador" frente a la competencia, y sobre las decisiones de compra de los consumidores, cada vez "más concienciados" con la protección ambiental.

Una veintena de establecimientos turísticos de Santander se suma al programa para medir...
Comentarios