Sanidad consolida la telemedicina en Cantabria y crea el primer comité de telesalud

Para "acercar aún más la salud a las personas, favorecer la equidad en la atención sanitaria y fijar población".
El consejero de Sanidad de Cantabria, Miguel Rodríguez, en una rueda de prensa. Archivo
photo_camera El consejero de Sanidad de Cantabria, Miguel Rodríguez, en una rueda de prensa. Archivo

Sanidad consolida la telemedicina en Cantabria para "acercar aún más la salud a las personas, favorecer la equidad en la atención sanitaria y fijar población".

En la región, donde se acaba de crear el primer comité de telesalud, las consultas a distancia llevan varios años funcionando en zonas como Puentenansa o Liébana, pero la Consejería ha elaborado un Plan de Telesalud para afianzar su uso durante la pandemia del coronavirus.

Este plan permitirá "apuntalar y afianzar" el uso de la telemedicina en toda la comunidad autónoma. Y para lograrlo, este viernes se han sentado las bases, con la presencia del consejero, Miguel Rodríguez, para la constitución del primer Comité de Telesalud en el que participarán responsables de las direcciones generales de Ordenación, Farmacia e Inspección; Transformación Digital y Relaciones con los Usuarios y del Servicio Cántabro de Salud (SCS).

- Súmate: Si nos sigues en Telegram te llevamos a tu móvil la información más importante de cada día de forma sencilla y gratuita. Puedes hacerlo clicando aquí.

El objetivo es "acercar aún más la salud a todas las personas, favorecer la equidad en la atención sanitaria, fijar población y evitar el despoblamiento en las zonas rurales de Cantabria", una premisa que "se hace especialmente necesaria en plena pandemia como la que estamos sufriendo", ha explicado el consejero.

"La telemedicina llegó para quedarse y su impulso era uno de los objetivos de legislatura, pero su avance imparable se ha acelerado por la crisis sanitaria", ha subrayado, para remarcar que Cantabria "ya tiene una amplia experiencia acumulada en telemedicina", pues se atienden pacientes por este canal desde hace varios años.

Desde entonces se realizan de forma "habitual" videoconsultas de calidad de psiquiatría, enfermedades infecciosas, dermatología o digestivo.

Además, se han practicado más de 1.800 videoconsultas con pacientes judicializados, no solo en prisión, sino mayoritariamente enfermos con problemas legales que cumplen penas y medidas alternativas sin privación de libertad.

Cantabria ha desarrollado un sistema de videoconsultas "de calidad" que "cumple con todos los procedimientos clínicos y técnicos" que marcan las guías de países con amplia experiencia, fundamentalmente la de la Asociación Americana de Telemedicina (ATA).

- Súmate: Si nos sigues en Telegram te llevamos a tu móvil la información más importante de cada día de forma sencilla y gratuita. Puedes hacerlo clicando aquí.

COMITÉ DE TELESALUD

El Comité presentado este viernes sistematizará todo lo realizado hasta ahora y liderará su extensión y regulación en el sistema sanitario público de Cantabria.

Desde la puesta en marcha del Plan de Telesalud, hace ahora tres meses, se han realizado 33 visitas presenciales a distintos centros y servicios de todos los hospitales, incluido Liencres, centros de salud, consultorios rurales y residencias de mayores.

En ellas, se ha presentado oficialmente el plan y se han realizado demostraciones prácticas de videoconsulta. Esta primera etapa ha de servir, según Sanidad, para "trazar un camino" que permita "que la telemedicina llegue a Cantabria para quedarse", para lo cual se debe partir de una "masa crítica" de servicios que lo consoliden de forma coordinada.

Una masa crítica cifrada en torno al 10-20% de los servicios totales, que evite que cambios en la organización de los mismos, de personas o equipos directivos, reviertan lo conseguido hasta ahora.

MODELO HÍBRIDO DE TELEMEDICINA

El modelo que tiene que asentarse será un sistema híbrido de telemedicina, donde se alternen consultas "cara a cara", siempre que sea necesario, con la atención no presencial, que aporta "grandes ventajas" tanto para los pacientes como para los profesionales sanitarios porque "agiliza la atención, evita desplazamientos innecesarios, favorece la equidad, es mucho más rápida y contribuye a descongestionar los centros asistenciales".

El "reto más inmediato" es iniciar un proceso de conversión de consultas telefónicas y presenciales a videoconsultas, para lo cual es necesario una "gran coordinación" entre todos, "para que podamos acompañar, y apoyar a pie de obra, a los clínicos en este cambio".

- Súmate: Si nos sigues en Telegram te llevamos a tu móvil la información más importante de cada día de forma sencilla y gratuita. Puedes hacerlo clicando aquí.

VIDEOCONSULTA Y ATENCIÓN TELEFÓNICA

En la videoconsulta hay un canal de vídeo y uno de audio sincronizados en tiempo real para que profesionales y pacientes interactúen como en una consulta física, siempre mediante la técnica y el aprendizaje adecuado y cumpliendo con los requerimientos de confidencialidad y autonomía del paciente.

Sería el equivalente a una consulta presencial cuando no sea imprescindible la interacción física, como en el caso de exploraciones o pruebas complementarias.

Las consultas telefónicas, que han "eclosionado de forma abrupta" tras la pandemia, han supuesto una "solución de emergencia", pero en muchos casos están suponiendo la prestación de una atención "fuera de los protocolos de calidad establecidos, que puede acabar dando graves problemas".

El objetivo es sustituir esta solución "de urgencia" por un modelo de videoconsulta "normalizado", ya que en la interacción humana el lenguaje supone un 7%, la voz y el tono un 38%, y el resto (55%) el lenguaje corporal.

De ahí que, según destaca la Consejería para finalizar, "una llamada telefónica no puede cubrir todos esos requerimientos como una relación cara a cara profesional-paciente".

Comentarios