Los pensionistas de Cantabria seguirán reclamando en la calle en 2023 unas pensiones públicas y dignas

Se reunirán con todos los partidos políticos de cara a las elecciones

Los pensionistas de Cantabria seguirán saliendo a la calle en 2023 para reclamar unas pensiones públicas y dignas, y se reunirán con todos los partidos políticos de cara a las próximas elecciones para trasladar sus propuestas.

En concreto, proponen que la Comunidad de Cantabria complete las pensiones mínimas y "ayude a eliminar la bolsa de pobreza en las pensiones", igualando la pensión mínima al salario mínimo interprofesional, ha indicado la Coordinadora Cántabra por la Defensa del Sistema Público de Pensiones este lunes en un comunicado.

En este sentido, los pensionistas reclaman cesar el apoyo institucional a las pensiones privadas de empresa. "Ni un solo euro de la caja de los impuestos debe salir para promover dichas pensiones", han añadido.

También solicitan al Ejecutivo autonómico hacer una gestión pública de las residencias de la tercera edad, "que sean públicas y asequibles para quien necesite ese servicio social", a través de una "ley marco".

Además, reivindican el derecho a una sanidad "digna y pública", que se eliminen todos los copagos y la Atención Primaria "recupere los valores de atención anteriores a los recortes de 2011".

En cuanto al Gobierno central, los pensionistas exigen "que aporte como mínimo lo mismo que el Gobierno de Cantabria para hacer efectivos los principios que rigen la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia. "Casi 100 millones de euros que en justicia deben de llegar a Cantabria y que ayudarían a decenas de miles de personas a vivir mejor", han apuntado.

"Llevamos cinco años de luchas y en 2023 seguiremos. Cinco años, por cierto, en que ni PP, ni PSOE, ni el Gobierno de progreso, ni el Gobierno de Cantabria nos han dado motivos para dejar de salir a la calle", han aseverado.

Según han recordado, la situación económica de 2023 está marcada por "la alta inflación, la subida de los precios de la alimentación y la depreciación de los salarios".

A su juicio, "los intentos del Gobierno por aliviar la mala situación de los hogares nos parece bien", aunque "no nos parece tan bien que de esta medida hayan sido excluidos los pensionistas.

Así, han lamentado que "hay más de cinco millones que cobran de pensión menos de 1.000 euros al mes" y "las cantidades que se dan no se corresponden con el incremento de los gastos por la inflación", lo que ha supuesto "una pérdida acumulada de aproximadamente 1.000 euros durante el año 2022 a quienes cobran menos de esta cantidad al mes".

Asimismo, han señalado que la subida de las pensiones mínimas el 15 por ciento y la revalorización de las pensiones contributivas en un 8,5 por ciento "no garantizan que sirvan para mantener el poder adquisitivo de los pensionistas".

"Por todo ello seguiremos en la calle y, de cara a las próximas elecciones, nos reuniremos con todos los partidos políticos. Queremos saber qué opinan de lo que pedimos y, si están de acuerdo, qué es lo que piensan hacer para que sea realidad", han sentenciado.

Comentarios