El número de hogares sin ingresos creció un 9% en Cantabria en el último año y un 137% desde 2008, según CCOO

Varias personas frente a una oficina de empleo

El número de hogares sin ingresos laborales creció un 9% en Cantabria en el último año, pasando de los 7.000 a los 8.000, y un 137% desde el 2008, cuando eran unos 3.000, según un informe del Gabinete Económico Confederal de Comisiones Obreras (CCOO) con datos extraídos de la Encuesta de Población Activa (EPA).

CCOO ha señalado que el aumento de los hogares pobres durante la pandemia del coronavirus se ha visto agravado por la carestía del precio de los alimentos (el 2,6% en Cantabria) y por el hecho de que el ingreso mínimo vital "no esté llegando a los hogares vulnerables".

En este sentido, ha lamentado que apenas llega al 18% de los potenciales receptores en la comunidad, según una estimación del Gabinete Económico de CCOO a partir de la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) de 2018.

El informe elaborado por el Gabinete Económico Confederal de CCOO denuncia que transcurrida más de una década de la crisis de 2008 "todavía no se han logrado reducir los altos niveles de pobreza y recuperar la situación previa al estallido de la burbuja inmobiliaria".

Una situación que achaca a "los recortes y la despreocupación de la política" por la desigualdad y la pobreza durante la crisis y la recuperación posterior.

La secretaría de Política Social de CCOO de Cantabria, Rosa Mantecón, ha manifestado que "de nuevo vuelve a llover sobre mojado porque sobre esa precaria realidad es sobre la que más ha impactado la pandemia".

"Los más vulnerables siempre son los que pagan el pato y en un Estado social y de derecho como el nuestro debería garantizarse la vida digna de las personas", ha criticado.

- Súmate: Si nos sigues en Telegram te llevamos a tu móvil la información más importante de cada día de forma sencilla y gratuita. Puedes hacerlo clicando aquí.

ENCARECIMIENTO DE LOS ALIMENTOS

En cuanto al encarecimiento del precio de los alimentos, CCOO indica que ha sido de un 2,6% a nivel regional, el mismo porcentaje que en el ámbito nacional.

No obstante, Mantecón ha apuntado que los alimentos y bebidas, junto con el pago de la vivienda y de los suministros básicos, constituyen el principal componente de la cesta de la compra de los hogares con menos ingresos, mientras que en los hogares de mayores ingresos "el consumo se distribuye entre un mayor número de bienes y servicios".

De este modo, el precio de los alimentos y de las bebidas no alcohólicas ha aumentado en Cantabria de forma importante durante la pandemia, impactando en mayor medida en la capacidad de compra de los hogares más vulnerables por su menor capacidad de absorción de estas subidas.

Así, en la comunidad autónoma las frutas frescas han aumentado un 7,2%, la carne de porcino un 4%, el pescado fresco y congelado un 4,6% y las legumbres y hortalizas frescas un 6,1%.

SOLO EL 10% TIENE EL IMV

Por último, el informe señala que nueve meses después del inicio de la pandemia solo tienen reconocido el ingreso mínimo vital el 10% de los hogares pobres previstos de Cantabria, frente al 20% a nivel nacional.

Para Mantecón, "la burocracia administrativa está ahogando a los hogares más vulnerables y a todas luces queda demostrado que no se está dando la respuesta y la solución que se esperaba".

Por eso, CCOO ha pedido a la Administración que agilice todos los trámites para que las familias necesitadas tengan garantizado ese salario social.

Comentarios