miércoles. 07.12.2022

El Gobierno de Cantabria, a través de la empresa pública Gesvican, ha puesto en marcha la instalación de una red de más de 100 puntos de recarga para vehículos eléctricos en municipios en riesgo de despoblación y en 5 puertos autonómicos, con una inversión total de 1,2 millones de euros, cofinanciados junto al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

La consejera de Presidencia, Interior, Justicia y Acción Exterior, Paula Fernández, y el de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa, acompañados por la presidenta de la Asociación de Concesionarios Oficiales de Vehículos de Cantabria (ASECOVE), Natalia de los Arcos, han presentado hoy el proyecto que tendrá instalados todos sus puntos de recarga en la primavera de 2023.

La iniciativa se compone de dos fases; la primera se centra en la instalación de 39 postes con cargador doble que se irán colocando en zonas de aparcamiento de otros tantos municipios que se encuentran en riesgo de despoblamiento (78 cargadores en total).

La potencia de carga en estos puntos será de 22 kilovatios, lo que supondrá un tiempo de recarga de entre 1 hora y media y 2 horas para los vehículos con una batería de 40 kilovatios, que son los más habituales, según ha explicado Gochicoa.

Los pagos podrán realizarse a través del móvil mediante códigos QR que se encontrarán en las estaciones de recarga, así como con tarjeta bancaria para que todas las personas puedan realizarlo sin problemas.

Además, se colocarán 24 puntos de recarga más en zonas de puerto de la región, donde los ciudadanos puedan dejar el coche durante varias horas para pasar el día por la zona, coger un barco hacia diferentes playas o pescar, entre otras actividades.

Por ello, estos postes de carga tendrán una potencia menor, de entre 6 y 7 kilovatios, que llenarán la batería de los vehículos en unas 5 o 6 horas. Además, estas estaciones contarán con paneles fotovoltaicos instalados en marquesinas para suministrar la energía, favoreciendo la sostenibilidad y el autoconsumo, aunque también estarán conectados a la red eléctrica para garantizar el funcionamiento en el caso de que la energía no fuese suficiente en periodos de poco sol.

La segunda fase irá dirigida a otros 32 ayuntamientos decarácter más urbano y turísticos como Noja, Medio Cudeyo, Reocín o Cabezón de la Sal, de cara a disponer una red más amplia el próximo año y facilitando puntos de recarga en los municipios que lo habían solicitado.

Para la divulgación del proyecto, se ha creado un folleto y una página web donde se detalla en qué consiste esta red, los beneficios que tiene y cómo hacer uso de ella. En concreto, en la web (puntosderecargacantabria.es) se explica cómo el vehículo eléctrico tiene un consumo medio actual de unos 4,8 euros por cada 100 kilómetros, por los 10,4 de los que funcionan con diésel o los 11,3 de los de gasolina.

Además, el uso un coche de estas características supone beneficios medioambientales, ya que no se producen emisiones contaminantes y se reduce el ruido; energéticos, porque crea una menor dependencia de los combustibles fósiles y se usan energías renovables; y económicos, con el ahorro vía subvención en el momento de la compra, aparcamiento gratuito en zona azul o verde, acceso ilimitado a zonas de bajas emisiones y con restricciones, descuentos en peajes o la bonificación de hasta un 75 % en el impuesto de circulación en muchos municipios.

El Gobierno regional cuenta con un plan de subvenciones (MOVES III), que incluye ayudas directas de hasta 4.500 euros (sin entrega de otro vehículo) ampliable hasta 7.000 euros en la compra de un coche eléctrico de hasta 45.000 euros (IVA no incluido). También incluye ayudas para la instalación de puntos de recarga en la vivienda o garaje particular.

Con la instalación de esta red de recarga, "44 municipios de Cantabria van a disponer de cargadores para coches eléctricos antes de la primavera del próximo año", ha señalado Gochicoa, quien ha explicado cómo encontrarlos en el mapa que se ha creado en la web y ha hecho hincapié en que Gesvican, al ser una empresa pública, garantizará su mantenimiento.

El consejero ha manifestado que este proyecto facilita a los cántabros "herramientas de apoyo en la línea de una movilidad más ecológica y de intentar descarbonizar la sociedad reduciendo el consumo de combustibles fósiles", y por supuesto, ha dicho, "que ningún lugar de Cantabria quede aislado".

Por su parte, Paula Fernández ha hecho hincapié en la importancia de que todos los lugares de Cantabria cuenten con los servicios necesarios para que cualquier cántabro, "viva donde viva", tenga las mismas posibilidades, y ha indicado que esta iniciativa es una de las medidas para cumplirlo.

"Se trata de una oportunidad de financiación por parte del Estado que Cantabria ha aprovechado para poner un nuevo servicio en el mundo rural", ha incidido Fernández, quien ha relatado que cualquier vehículo eléctrico que llegue a Cantabria "va a tener un punto donde poder cargar", y cualquier trabajador que se encuentre en el medio rural va a poder hacer uso de este tipo de vehículos.

Fernández lidera las políticas frente al despoblamiento en Cantabria y que ha recordado que cualquier plan u oportunidad del Ejecutivo regional tiene a los 39 municipios en riesgo como principal prioridad.

Igualmente, ha valorado que, por primera vez, el Ministerio ponga en marcha un fondo para financiar las iniciativas en los territorios en riesgo de despoblamiento y que sufraga, además, parte del proyecto de los puntos de recarga.

Si bien, ha cuestionado los criterios de reparto del mismo, al no tener en cuenta "factores correctores" como la dispersión poblacional, la orografía o el envejecimiento, que no es igual en todos los territorios.

Natalia de los Arcos ha manifestado que esta instalación es una "muy buena noticia" porque atiende a la demanda de esta nueva generación de vehículos eléctricos, porque ayuda a la Administración a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, y a los ciudadanos por los beneficios ambientales.

De los Arcos ha asegurado que la venta de vehículos eléctricos e híbridos está aumentando y se potencia con la colocación de estos puntos de carga, y ha destacado que aún "hay camino por recorrer". En concreto, en el último año en Cantabria se matricularon 316 coches impulsados por batería.

Respecto a la situación de la venta general de turismos, la presidenta de ASECOVE ha indicado que aún está en "momentos complicados" por la falta de microchips, lo que ha supuesto una caída en las ventas del 15% en la región.

El Gobierno de Cantabria pone en marcha una red de más de 100 puntos de recarga para...
Comentarios