jueves. 01.12.2022

La Asociación Nueva Vida ha atendido en 2020 a un total de 5.832 personas en riesgo de exclusión social, lo que representa un aumento de un 26 por ciento respecto a 2019, según recoge el informe anual de resultados, que acaba de publicar la entidad.

Según ha señalado la asociación en un comunicado, el informe recoge el resultado de un año de trabajo marcado por la pandemia del Covid, que ha supuesto un aumento tanto de los recursos como en el número de personas y familias atendidas.

Para el gerente de la ONG, Julio David García, la crisis sanitaria y sus consecuencias en la esfera económica y social han evidenciado que el sistema de protección social es "fuerte" y que responde ante la emergencia.

Si quieres que te mandemos el boletín ó la noticia de su publicación, te invitamos a que te descargues nuestra APP, 100% gratuita: para iPhone: https://apps.apple.com/us/app/ifomo-noticias/id1559815168 para Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.opennemas.ifomo

No obstante, ha apunta que también se han identificado "fallas" y aspectos que "podrían mejorarse" evitando que las personas caigan en la exclusión social.

Desde que se decretara el estado de alarma, la ONG ha continuado desarrollando sus programas de atención a población privada de libertad, víctimas de explotación sexual y solicitantes de protección internacional, así como también los proyectos de atención a la emergencia, la gestión del centro de acogida Princesa Letizia, en colaboración con el Ayuntamiento de Santander, o su programa de formación e inserción laboral para personas en riesgo de exclusión.

No obstante, el gerente de la entidad ha explicado que a partir de marzo de 2020 el trabajo se intensificó. "Desde todos los programas hubo que ampliar la cobertura, así como cambiar ciertas dinámicas o metodologías", ha señalado.

En concreto, el 'Programa de atención integral a mujeres en contextos de prostitución' recibió un mayor número de solicitudes de ingreso al recurso de acogimiento y un aumento en la demanda de productos de alimentación y soporte económico para el pago de facturas.

Además, los programas que se desarrollan en el medio penitenciario, que alcanzaron a 160 personas, continuaron de manera virtual para no paralizar los procesos de rehabilitación y reeducación.

Asimismo, el 'Programa de apoyo a personas refugiadas' atendió a 50 personas en Cantabria y 117 en Euskadi.

En este sentido, García ha destacado que el cierre de fronteras provocó una reducción en la entrada de solicitantes de protección internacional, pero se ha seguido atendiendo a usuarios que han llegado de "motu proprio" a la organización y que ya se encontraban en territorio español.

Por otro lado, el Instituto Cántabro de Seguridad Social (ICASS) del Gobierno de Cantabria, en colaboración con Nueva Vida, habilitaron dos centros de acogida temporal para personas sin hogar, que acogió a un total de 96 personas.

También se incrementó la cobertura de los servicios de atención social desde el Centro de acogida Princesa Letizia, donde se llegó "al máximo" de su ocupación, atendiendo a un total de 1.096 personas, que implicó un aumento del personal.

Desde su oficina en Santander, la organización gestiona una 'Programa de atención a necesidades básicas' y cuenta con un servicio de información y asesoramiento, que atendió a un total de 3.250 personas, casi el doble que en 2019.

También aumentaron las demandas de información sobre prestaciones y trámites como la renta mínima, las ayudas al alquiler o los recursos para mujeres víctimas de violencia de género.

Por último, un total de 333 personas participaron de los 'Programas de formación y mejora de la empleabilidad', promovidos por Fundación La Caixa.

La Asociación Nueva Vida aumenta en un 26% las personas atendidas en 2020
Comentarios