sábado. 01.10.2022

El Ayuntamiento de Liérganes celebrará este fin de semana (27 y 28 de agosto) el 400 aniversario del Privilegio Real que Felipe IV otorgó al belga Jean Curtius (1551-1628)), y que le permitió poner en marcha, en 1622, los trabajos de construcción de la Fábrica de Cañones.

El acto inaugural, que contará con la asistencia del presidente del Parlamento de Cantabria, Joaquín Gómez, y la consejera de Educación, y Formación Profesional, Marina Lombó, dará comienzo a las 19.00 horas del sábado en la Plaza de los Cañones, con el alcalde Santiago Rego, como anfitrión.

Al evento están especialmente invitados descendientes de flamencos y belgas residentes en Cantabria y, de hecho, ya han confirmado su asistencia familiares de Jean Curtius venidos desde Lieja para la ocasión, concretamente el barón y la baronesa, Ludovic y Marie-Laurence de Potesta de Waleffe, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Asimismo, a partir de las cuatro de la tarde la Asociación Cultural 'El Palenque' ambientará el casco histórico de Liérganes con una recreación de la vida cotidiana del siglo XVII.

También a partir de esa hora están programadas visitas guiadas para conocer las huellas de la fábrica de cañones en el pueblo, para lo cual es necesaria la inscripción en la Oficina de Turismo de Liérganes (942 52 16 21).

El colofón a estos actos culturales que se llevarán a cabo a lo largo del fin de semana será el disparo de un cañón de 48 libras, el domingo 28, junto al Puente Mayor a la 21.15 horas.

El Privilegio Real concedido a jJean Curtius supuso que en este lugar de Cantabria, que entonces contaba con apenas unas docenas de habitantes, se erigieran los dos primeros Altos Hornos de la Península Ibérica, y junto a los de La Cavada que se levantarían un cuarto de siglo después, los únicos durante un siglo.

Se fabricaron para fundir el mineral de hierro necesario para construir los cañones destinados a abastecer a la marina de guerra, el ejército y las fortalezas de la península y ultramar. De hecho, la mayoría de ellos fueron a parar a las baterías costeras de los territorios de Ultramar y a su Armada Real.

Aunque también estos hornos se emplearon para la fabricación de piezas de uso civil como morillos, herramientas, clavazón y alambre, así que lo que este fin de semana se conmemora es la importancia que tuvo Liérganes desde el punto de vista de la siderurgia. Es decir, se conmemora un hito tecnológico que marcó el comienzo de la modernidad, haciendo posible la construcción de grandes estructuras.

Entre las actividades organizadas destaca la inauguración de un museo virtual (https://fabricacanoneslierganes.com/) sobre la actividad que se llevó a cabo en este enclave y el contexto histórico en que se desarrolló, así como un Tótem de Realidad Aumentada que permitirá "ver" la fábrica como la veían sus contemporáneos, y que se descubrirá en la calle Puente Mayor, antes calle Puente Romano.

Con este conmemoración, el Ayuntamiento busca difundir una importante parte de la historia del municipio. De hecho, la de Liérganes (1617-1796) fue la fábrica original, 20 años antes de que se construyese la ampliación en La Cavada, y aunque no quedan muchos vestigios a la vista, su huella en la historia de la localidad, su economía, el medio ambiente y el paisaje, las relaciones sociales y la identidad local, reflejada en el propio escudo municipal, "es muy grande", tal y como ha destacado el alcalde, Santiago Rego.

Liérganes celebra este fin de semana el 400 aniversario de su fábrica de cañones
Comentarios