martes. 27.09.2022

No recuerdo exactamente cuando empezó nuestra relación, ni por medio de quién, posiblemente de pequeño, cuando dos hermanos de mi padre vivían allí, uno en Miravalles y otro en la Nueva Ciudad, dos pesqueranos de nacimiento, dos paisanos provenientes de uno de los nueve valles como tantos otros, que dejaron atrás las montañas para buscarse un futuro ciudadano.

De eso si que me acuerdo, pues la historia se repite, yo nací en Santander, cerca de Puertochico, pero mi corazón se unió a Torrelavega cuando empecé a vivir la ciudad, a sentir su calor y el cariño de sus gentes, una ciudad acogedora que une los servicios de una urbe, con la nobleza de la gente de los pueblos, el pueblo de los pueblos, eso eres para mi Torrelavega.

La flor de Cantabria, el eje, el cruce de caminos, vayas para donde vayas, es paso obligado transitar por los alrededores de la Capital de Besaya, y sinceramente, un gusto es tener que hacerlo.

Una ciudad a la que la región le debe mucho y que debe ser devuelto en forma de vida, en forma de trabajo y de prósperos negocios para la comarca, esa labor, la esperamos muchos de los que allí pasamos nuestros días y seguro estoy que llegará. La ciudad volverá a florecer como antaño, es una cuestión de tiempo.

El mejor lugar para tener una empresa, la ciudad con mejores comunicaciones, rumbo a la meseta, rumbo a Asturias o rumbo a Bilbao... esto, solo lo tienes en Torrelavega.

No quiero extenderme mucho más, tus colores representan el rojo de la pasión y el verde de la esperanza, esperanza de un futuro moderno y diverso, como siempre has sido, la casa de todos los paisanos que nos consideramos de pueblo, el pueblo de los pueblos.

Como dice el Malvís, Grande por todo y en todo, Bendita Torrelavega, que Dios te bendiga, a ti y a todos los que cada día luchamos para que crezcas como mereces. ¡Viva la Virgen Grande! ¡Viva Torrelavega!

Edu Pesquera, Anclado al Besaya.

Opinión: "A ti, mi querida Torrelavega, cuna de los nueve valles, pueblo de...
Comentarios