viernes. 30.09.2022

El Centro Botín descubre "el universo" de Calder con una muestra inédita para "estimular la imaginación"

CANTABRIA.-El Centro Botín descubre "el universo" de Calder con una muestra inédita para "estimular la imaginación"

El Centro Botín de Santander descubre "el universo" de Alexander Calder con una exposición inédita compuesta por unas 80 piezas que cubren cinco décadas de la trayectoria del artista norteamericano, uno de los más influyentes del siglo XX, y que supone una exploración de lo que dejó tras de sí, pero añadiendo matices y complejidades a su conocimiento.

Y es que 'Calder Stories', que se inaugura este sábado, 29 de junio, y puede verse hasta el 3 de noviembre, incluye una amplia variedad de proyectos, que van desde los grandes encargos públicos a sus innovadoras propuestas escénicas, pero también otros que sí vieron la luz pero no llegaron a materializarse. Todo ello tiene por objetivo "estimular la imaginación" del visitante.

La muestra, que sigue así el proceso creativo del famoso artista y que brinda la oportunidad de contemplar piezas suyas nunca antes vistas, está comisariada por Hans Ulrich Obrist, director artístico de las Sepertine Galleries de Londres, y organizada en colaboración con la Calder Foundation de Nueva York, de la que proceden la mayoría de las obras, en tanto que otras han sido cedidas por importantes colecciones particulares y públicas, y que están expuestas en la sala de la segunda planta del Centro Botín.

Precisamente, el arquitecto de este edificio, el italiano Renzo Piano, ganador del Premio Pritzker, ha diseñado el espacio donde se exhiben las creaciones, que constituyen historias "apasionantes y poco conocidas" de la obra de Calder, así como proyectos no ejecutados.

Esta nueva propuesta, que coincide con el segundo aniversario de la apertura del Centro Botín, ha sido presentada este viernes por su directora ejecutiva, Fátima Sánchez; el comisario de la exposición; y Alexander Rower, nieto del artista y presidente de la Fundación Calder; que han mantenido un encuentro con los medios de comunicación tras una visita guiada a la muestra, que cuenta con la colaboración de Viesgo, entidad representada por su presidente, Miguel Ántoñanzas.

PROYECTOS NO EJECUTADOS Y CENSURA

Sobre los trabajos no acabados de su abuelo, Rower ha explicado que la entidad que preside no es partidaria de ejecutar proyectos una vez que el artista ha fallecido. "No creemos que sea apropiado hacerlos realidad", ha expresado, para apuntar al respecto que en ocasiones Calder -hijo de artistas, que estudió ingeniería- diseñó objetos de casa, como una silla "muy particular", y que "no son exactamente obras de arte".

Por su parte, el comisario de la muestra ha considerado que sería "fantástico" y "muy interesante" realizar una exposición sobre los "miles" de proyectos inacabados de artistas, de manera póstuma, aunque ha admitido al respecto que también sería "muy complicado" hacerlo.

Hans Ulrich Obrist, que en 1990 empezó a reunir información sobre este tipo de arte tan poco común, el de las obras no realizadas, ha reflexionado sobre los "caminos no recorridos que conducen a un filón de ideas artísticas: proyectos olvidados, directa o indirectamente censurados, incomprendidos, oprimidos, perdidos, irrealizables...".

Así, aunque como ha evidenciado "ya no es posible preguntar a Calder sobre ello", la muestra del Centro Botín --que cuenta con un catálogo ilustrado que cuenta historias y anécdotas y se acompaña también de textos del propio comisario, del nieto y más expertos así como entrevistas a varios artistas-- supone una oportunidad para aplicar la metodología de lo irrealizado a la historia del arte.

Al hilo de lo anterior, y a preguntas de los periodistas sobre trabajos censurados Calder, su nieto ha aclarado que no hay "ningún ejemplo" de este extremo en la exposición que se puede ver en Santander. "La censura no se aplica en este caso", ha respondido, para indicar que "quizá" sí haya sucedido en alguna ocasión durante la Segunda Guerra Mundial, pero "raramente". "La energía colectiva no se puede censurar", ha defendido.

Y es que algunas de las obras más conocidas de Calder fueron fruto de colaboraciones con importantes arquitectos, coreógrafos y compositores de su tiempo, unas historias que hasta la fecha no han sido prácticamente estudiadas. Proyectos que en su mayoría vieron la luz, aunque en ocasiones no llegaron a materializarse, por lo que la muestra se embarca en una exploración de lo que el artista dejó tras de sí.

Entre los proyectos nunca realizados y que pueden contemplarse en la muestra inédita del Centro Botín figura una serie de seis maquetas creadas en 1939 para acompañar la propuesta de Percival Goodman para la construcción de la Smithsonian Gallery of Art, en Washington D.C., así como un conjunto de casi dos docenas de bronces de 1944 creados por sugerencia de Wallace K. Harrison para un edificio de estilo racionalista, que debían haberse construido en hormigón con una altura de entre nueve y doce metros y que nunca se hicieron.

En el ámbito de las artes escénicas la exposición de la capital cántabra también alberga varios bocetos realizados entre los años 30 y 40 detallando unas complejas coreografías abstractas, así como propuestas para lo que Calder denominó 'objetos-ballet', incluyendo escenografías para la propuesta de un ballet con música por Harrison Kerr.

ENCARGOS

En la cita del Centro Botín, que incluye animaciones digitales de algunas de esas composiciones creadas expresamente para la ocasión, también podrán verse importantes encargos realizados 'in situ' por Calder para mecenas de todo el mundo, entre los que destaca 'Untitled (1954), una gran escultura móvil creada para la oficina de venta de billetes de Middle East Airlines, en Beirut, o Escutcheon, realizada al mismo tiempo que la anterior en un estudio improvisado en la capital libanesa, u otras esculturas creadas por Calder en 1955 durante un viaje a la India, a instancias de su anfitrión, Gira Sarabhai, que le ofreció viajar por todo el país a cambio de obras de arte.

Estos encargos le convierten en el primer artista verdaderamente internacional, al realizar estas obras viajando en una época en la que no era lo habitual.

RELACIÓN CON ESPAÑA Y SUS ARTISTAS

A propósito de esto, y acerca de su vinculación con España y creadores de nuestro país, su nieto ha explicado que Calder mantuvo una relación "muy rica y fructífera" con Picasso, mientras que con Miró "eran como hermanos", y aunque si bien valoraban "mucho" sus respectivos trabajos, "no se influenciaron demasiado".

Del proceso creativo de su abuelo, Rower ha explicado que era "intuitivo" y no había "ningún cálculo", ya que pese a sus estudios, creció en un ambiente artístico.

MIRADA NUEVA Y DIFERENTE SOBRE CALDER

Con todo lo anterior, la directora ejecutiva del Centro Botín ha considerado que la "mejor" manera de celebrar el segundo aniversario de la apertura de este edificio es ofrecer "una mirada nueva y diferente" sobre uno de los artistas más influyentes del siglo XX.

A propósito de esta efeméride, Fátima Sánchez ha recordado que no hay que "obsesionarse" con cifras de visitantes, ya que el "impacto real" de este reclamo turístico y cultural se sabrá dentro de "muchos años".

Ahora bien, ha destacado que 135.000 cántabros -que suponen uno de cada cuatro- tienen ya el pase permanente para acceder al Centro Botín, 3.000 de los cuales han sido adquiridos en lo que va de 2019, y que implica que una media de 500 personas al mes lo solicitan.

El Centro Botín descubre "el universo" de Calder con una muestra inédita para...
Comentarios