sábado. 20.08.2022

Los comerciantes del casco viejo de Santander han mostrado su "total disconformidad" con el ahorro energético aprobado por el Gobierno de España y reclaman un "plan B", con medidas "sensatas" para el sector y "efectivas para lograr realmente la eficiencia".

Así lo ha reclamado la asociación que les representa en un comunicado, en el que considera que el decreto actual "pone la soga al cuello a los comerciantes una vez más".

Entre otras cuestiones, consideran "contraproducente e improvisada" la medida de regular la temperatura en el interior de los locales comerciales. Creen que "no se han tenido en cuenta las circunstancias de cada establecimiento" y que esto "puede perjudicar seriamente la afluencia de clientes".

Otras cuestiones, como obligar a los negocios a dotarse de sistemas de cerrado automático de puertas cuando esté puesto el aire o la calefacción antes del 30 de septiembre o la instalación de termómetros para controla la temperatura, "no son más que despropósitos del Gobierno", a juicio de los comerciantes del casco viejo de Santander, que censuran además que las medidas establecidas conllevan "costes de controles para el apagado escaparates, cierres de puertas, etcétera".

En este sentido, la Junta Directiva de la Asociación señala que todas estas decisiones requieren inversiones por parte del comerciante, y "con la delicada coyuntura económica actual son inasumibles", más en un contexto en el que "el consumo no ha conseguido recuperarse".

Respecto al apagado de luces de los escaparates, consideran que la iluminación "es el primer punto de contacto visual que tiene un comercio y que nos ayuda a atraer a clientes a nuestro punto de venta".

Comerciantes del casco viejo de Santander piden un 'plan B' energético con medidas...
Comentarios