sábado. 13.08.2022

El Alba de Berlín se acaba de proclamar campeón de la Copa alemana de Basket. La escuadra la dirige con mano firme Israel González Nuñez, (Torrelavega 1975), quien el pasado mes de agosto tomó las riendas del club teutón, hasta entonces a las órdenes de Aíto García Reneses. Vigentes campeones de Liga, los desafíos se multiplican para este apasionado del baloncesto que sueña con volver a ver un equipo cántabro en la élite del deporte de la canasta.

El pasado domingo, 20 de febrero, os hicisteis con el título de Copa. El 86-76 final no refleja lo que se vivió en la cancha. Os tocó sudar de lo lindo.

Sí. Empezaron ellos muy bien, metiendo prácticamente todos los tiros, y se llegaron a poner, a mitad del segundo cuarto,  dieciséis puntos arriba. Después de un tiempo muerto reaccionamos un poco. Fuimos poco a poco reduciendo la diferencia, y llegamos al descanso con cuatro puntos abajo. Ya luego, en el tercer cuarto, estuvimos durante cinco minutos que si nos acercamos, que si se vuelven a ir de cuatro… Y a mitad del tercer cuarto conseguimos ponernos por encima, con una ventaja pequeña, sobre unos ocho puntos…. En el último cuarto llegamos a estar, creo que doce arriba, y en los últimos dos minutos se volvieron a poner a tres puntos. Bueno…. Sufriendo, y al final, cuando ya parecía que íbamos a ganar, ellos arriesgaron, hicieron malos tiros, nosotros fuimos a nuestro ritmo y por eso hubo esa diferencia final de diez puntos.

Con esa estrechez en el marcador durante todo el partido, la explosión de júbilo sería mayor al final

Sí, porque aunque sobre el papel éramos favoritos, nuestros tres aleros titulares estaban lesionados. Hemos jugado la semifinal y la final con chicos de la cantera jugando de titulares, íbamos con un gran handicap, no las teníamos todas con nosotros. No estábamos muy seguros. En la semifinal también en el segundo cuarto estábamos perdiendo de catorce. Con lo cual, los dos partidos han sido muy parecidos en el guión, sufriendo mucho. Y entonces, cuando hemos conseguido ganar, explota toda la tensión con la que hemos afrontado la copa.

csm_fra_pre_news_d48441fb37
González dando instrucciones a los suyos

No fue un mal regalo de cumpleaños. Eres del 16 de febrero

(Sonríe) Sí, sí, siempre me pasa. De hecho hace dos años ganamos la copa justo el día de mi cumpleaños.

¿Qué es lo primero que te vino a la cabeza cuando sonó la bocina final?

¡Ya está, lo conseguimos! Y luego, me acuerdo de mi familia, de la gente del club que ha apostado por mí, de los jugadores, de la gente cercana a mí.

En agosto, cuando tomaste el relevo de Aíto García Reneses, el desafío era enorme. Vigentes campeones de Liga, subcampeones de Copa. ¿No te temblaban un poco las piernas?

Estoy en una profesión que es así, me tomó asumir el relevo y la verdad es que estoy en un entorno muy bueno para mí, porque estoy rodeado de muy buena gente,  muy buenos profesionales. Con lo cual, aunque yo soy la cabeza visible, no está todo el trabajo en mí, sino que trabajamos muy bien en equipo. Hemos ido formándonos durante todos estos años como grupo y creo que tenemos una buena sintonía y sincronía y la verdad es que se está muy bien. El club además nos está apoyando al 100%, son conscientes de la situación en la que cogíamos el equipo, porque sustituir a Aíto … Siempre es muy fácil comparar, pero estamos comparando a un ‘rookie' con el maestro de maestros. Es muy fácil caer en la tentación de comparar. Pero el club desde el principio ha sido muy consciente de esta situación y yo creo que están haciendo todo lo posible por quitarme la presión y por facilitarme la forma de trabajar.

¿Qué consejos te dio Aíto?

Que sea yo mismo, que no intente imitar a nadie, que haga las cosas en las que yo creo. Que escuche a todo el mundo, que oiga la opinión de todo el mundo, pero luego haz lo que tu quieras (sonríe). Es un poco lo que intento hacer. Creo que el trabajo de equipo es importante, pero luego hay un momento en el que hay que escoger una cosa u otra, y ahí es donde me tengo que mojar.

¿Cómo te  definirías como entrenador?

Yo intento ser natural, intento ser alguien que apoya o que ayuda a los jugadores.  Yo no intento imponer mis ideas, sino que intento convencerles, siempre desde el consenso, y sin muchas broncas, sin mucha autoridad por así decirlo. De una forma tranquila intento convencerles  y me los llevo al huerto cuando puedo (risas).

Volviendo a la competición, en la Liga seguís con todas las opciones intactas, porque ese quinto puesto actual está condicionado por los partidos aplazados que arrastráis. El doblete de hace dos años está al alcance….

Sí, tenemos partidos de menos pero tenemos las mismas derrotas que puede tener el Bayern de Múnich (líder de la tabla), con lo cual, virtualmente, aunque todavía no hemos conseguido ganar los partidos que nos faltan, que hay que hacerlo también, podemos decir que estamos en una buena situación en la Liga alemana. Somos conscientes de que, aunque somos los actuales campeones durante dos años seguidos, el Bayern de Múnich nos dobla en presupuesto, es un gran club apoyado por un club de fútbol, y sabemos que es muy difícil volver a repetir, ya hemos hecho dos  veces la machada. Pero también es verdad que nosotros tenemos un gen competitivo muy grande, y no nos descartamos para ninguna pelea. Siendo conscientes de que probablemente, y a pesar de ser los vigentes campeones, el Bayern es favorito. Pero lo pelearemos a tope.

En el otro frente, la Euroliga, ayer mismo ganasteis al Lyon. Pero ya son palabras mayores

Sí, la Euroliga es una competición muy fuerte, muy exigente, porque no sólo es la cantidad de partidos que tenemos que jugar, sino los rivales. Son todos de primerísimo nivel, y nosotros somos un equipo joven, que estamos cada año cogiendo  un poco más de experiencia, tratando de crecer y aprender de los grandes jugadores contra los que jugamos cada semana, e ir mejorando. Tratamos de que la Euroliga nos ayude a ser mejor equipo, para  luego competir en nuestra liga de una mejor manera.

Si miras hacia atrás, a tus orígenes en el basket…

Yo lo que creo es que es importante que en Torrelavega siga la plaza de la Llama, que es donde nos reuníamos todos los jóvenes a jugar a baloncesto, donde se va creando afición, donde nos conocemos todos los que hemos jugado a baloncesto. Y luego el trabajo de los colegios, de los clubes pequeños, el trabajo que están haciendo colegios como La Paz, que tiene ya una estructura de equipos más grandes… Yo tuve la suerte de entrar en lo que se llamaba en aquella época el  Lostal -luego SAB- Torrelavega, en el equipo cadete y en el juvenil. Disfruté mucho, aprendí, y son valores que me llevo para ahora, cuando soy entrenador. Todo lo que aprendí de mis entrenadores de entonces, lo que vimos todos en el Vicente Trueba, cuando tuvimos la suerte de tener un equipo en la ACB durante tanto tiempo en una ciudad como Torrelavega. Además, yo vivo muy cerquita del pabellón, y me iba todas las tardes que podía a ver los entrenamientos de Quino Salvo, o de Moncho Monsalve. Yo disfruté mucho de Moncho Monsalve, porque eran auténticos clinics cada entrenamiento, donde podías aprender y ver ejercicios, y ver cómo se corregía a los jugadores. La verdad es que he tenido la suerte de vivir en una época en Torrelavega  donde el baloncesto era el deporte rey y pude absorber todos los conocimientos que pude.

Entre la etapa en Canarias y la etapa en Alemania llevas mucho tiempo lejos de la Tierruca. ¿Qué echas de menos?

El cocido montañés (ríe). Los amigos. La familia. El estar allí con la gente mía. Es lo que más echo de menos.

Escaparte aquí será complicado con ese calendario tan apretado

No, no, es imposible. Yo lo que hago es, entre julio y mitad de agosto, estar dos semanas en Canarias, que es mi segunda tierra de acogida. Y en Cantabria suelo estar un mes. Veraneo en el camping de Oyambre y disfruto muchísimo de la naturaleza, la playa, de los amigos que he ido haciendo con el tiempo….

campeones alba berlin
El Alba Berlín recogiendo su copa de campeones

¿Qué le decimos a la afición de Cantabria que te sigue de cerca?

Que apoyen al baloncesto, que intenten unir todas las fuerzas posibles para ver si el milagro que se produjo años atrás se puede volver a repetir con la unión de todo el baloncesto cántabro y podamos volver a tener un equipo de élite en Cantabria.

El torrelaveguense Israel González lleva al Alba Berlín a la gloria en el baloncesto...
Comentarios