miércoles. 07.12.2022

Alrededor de un centenar de médicos de Atención Primaria de Cantabria se han concentrado esta mañana ante la sede del Gobierno regional, en el tercer día de huelga del colectivo, para reclamar que se atiendan sus peticiones, que en este momento se centran en que se garanticen agendas con un máximo de 35 pacientes por día, y para pedir el cese del consejero de Sanidad, Raúl Pesquera.

Portando pancartas con lemas como 'Médicos por una sanidad de calidad' o 'Diálogo no imposición', los concentrados han coreado cánticos dirigidos al presidente cántabro, como "Revilluca, asoma la patuca" o "Revilla, campeón, menos 'Hormiguero' y más gestión", así como otros contra Pesquera.

Y es que, según el vicepresidente del Sindicato Médico, Santiago Raba, "el gravísimo problema" al que se enfrentan es el consejero Raúl Pesquera (PSOE), al que ha definido como una persona "altamente ideologizada, sectaria y con muy poco cintura negociadora", que "nos ha arrastrado a una huelga" y que "va de charco en charco".

Una situación ante lo que "no hay salida, porque son incapaces de llegar a un acuerdo", ha recalcado Raba, para quien la solución pasa porque Pesquera, al que ha tildado de "absolutamente intolerable e inflexible", "salga del Gobierno".

En declaraciones a la prensa, ha explicado que la propuesta del Servicio Cántabro de Salud (SCS), con cuyos responsables mantuvieron anoche una reunión que terminó sin acuerdo, "no respeta" la agenda de máximos y sigue planteando "agendas orientativas en las que se puede citar muy por encima de los 35 pacientes", que son los que se pueden atender "con garantía" en una jornada laboral.

Raba ha recordado que el sindicato trasladó el pasado lunes al SCS una propuesta de agenda "flexible", pasando de los 28 pacientes diarios que reclamaban en un principio a los 35, pero su "sorpresa mayúscula" llegó ayer cuando, pese a ello, los representantes de la Consejería "se negaron a darnos garantía de su cumplimiento", ha dicho.

En cuanto al seguimiento de la huelga en esta tercera jornada, el portavoz del sindicato ha vuelto a cifrarlo entre el 70-75 por ciento, al igual que en los dos días anteriores, señalando que el porcentaje que da Sanidad (de un 19,5 por ciento) es más bajo porque incluye a personas que están de baja o permiso, entre otras causas.

Raba ha asegurado que la huelga se va a mantener mientras no se garanticen las agendas de 35 pacientes, porque los médicos no pueden "cargar con la responsabilidad penal" de atender por encima de esa cifra y tampoco con la "mala gestión" de los responsables de Sanidad "a sus "espaldas".

Por ello, ha anunciado que van a convocar más movilizaciones, pero ya contando con la ciudadanía, a la que van invitar a que se sume a sus protestas para defender una sanidad pública que "es de todos". De momento, según ha dicho, no están previstas nuevas reuniones con el SCS.

POSTURA DEL SCS

Por su parte, el gerente del Servicio Cántabro de Salud, Rafael Sotoca, ha afirmado, en un audio difundido a los medios, que la gestión de las agendas, el principal elemento de discrepancia entre las partes, "no justifica" una huelga de estas características.

Tal y como señaló anoche tras reunirse con el Sindicato Médico, ha reiterado que el SCS defiende una agenda "que tiene una clara recomendación de no superar los 35, 34 pacientes incluso al día, pero que también tiene que ser flexible porque cada día es diferente, cada territorios diferente, incluso cada época del año es diferente".

"Los pacientes no son números y no podemos considerar que el paciente 29 que llegue a un centro de salud en ese horario de 8 a 15 horas, en una agenda que ya está completa, tenga que ser visto en otro horario, en otra agenda de tarde, de horas extras sólo por haber estado fuera de ese límite numérico", ha dicho.

"Creemos que los equipos tienen que tener esta capacidad de organizarse", ha continuado Sotoca, que ha recalcado que "hay dinero, hay recursos para estas horas extras" y se ha mostrado partidario de "agendas de calidad", con "accesibilidad y tiempo suficiente para ver a cada paciente como se necesita".

Esta propuesta, junto a la "apuesta clara" por la seguridad de los pacientes, la mejora de la retribución de las guardias o la estabilización de los profesionales que hay en el sistema, son, a su juicio, "motivos suficientes para seguir negociando en una fórmula menos conflictiva y abierta a otros sindicatos".

Al respecto, ha indicado que el SCS está mostrando sus propuestas a otros sindicatos con el objetivo de conseguir "un acuerdo conjunto global" para todos los profesionales del sistema que permita "mejorar" la Atención Primaria para "todos", profesionales y pacientes.

Médicos de Atención Primaria se concentran ante el Gobierno y piden el cese del...
Comentarios