lunes. 26.09.2022

Manos Unidas centrará este año su campaña en el cambio climático y los "terribles" efectos sobre millones de personas que habitan en los países más pobres del mundo.

La 61 edición de esta iniciativa de la ONG se desarrollará bajo el lema 'Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú', y se orientará a denunciar las consecuencias del deterioro ambiental y la crisis climática y a llamar al "cuidado de la casa común".

La campaña, que arranca este febrero y se prolongará durante doce meses, ha sido presentada este martes en rueda de prensa por la delegada de Manos Unidas en Santander, Purificación de la Cal.

Ha estado acompañada de Regina Zapata Franco, misionera colombiana de las hermanas 'Lauritas', como se conoce a la Congregación de María Inmaculada y Santa Catalina de Siena, que lleva más de un siglo trabajando en la selva gracias a su fundadora, Laura Montoya, que inició la catequización de los indígenas.

En su comparecencia ante los medios, la religiosa ha relatado su experiencia en países africanos, como Angola y la República Democrática del Congo, pero también en Colombia y Haití, el país más pobre del mundo, en ámbitos como la educación o la sanidad.

La monja, que desarrolla su labor en las zonas abandonadas y lejanas --de ahí que se las conozca como "las hermanas cabras", porque acceden a lugares montañosos y remotos de una veintena de países--, también se ha referido al "terrible" maltrato a la naturaleza, como la quema de zonas arboladas para obtener carbón.

La misionera ha lamentado las consecuencias, igualmente "terribles", como la falta de agua en diversas zonas. Es el caso de áreas montañosas de Haití, donde se usa la de la lluvia, aunque ahora -gracias a Manos Unidas- se han instalado bombas para extraerla y que haya agua potable.

Además, en colaboración con esta ONG, se ha enseñado a sembrar, cultivar y alimentarse a niños del Congo, con elevados índices de desnutrición, y que también disponen de un gallinero y están "aprendiendo a comer".

HAMBRE, POBREZA Y DETERIORO DEL PLANETA

Y es que, según la organización, dependiente de la Iglesia católica española, existe una "íntima relación" entre hambre y pobreza y el deterioro del planeta, por lo que las poblaciones más vulnerable son las más afectadas por la crisis medioambiental.

Así, con el objetivo de defender los derechos humanos entre las personas más empobrecidas del Sur del planeta Manos Unidas promueve proyectos de desarrollo para las comunidades a las que apoya alcancen una vida digna.

En paralelo, lleva a cabo iniciativas de sensibilización en nuestro país para invitar a reflexionar sobre los modos de vida y consumo y cómo cambiarlos para que sean más solidarios y sostenibles.

Es el caso de la campaña anual 'Quien más sufre el maltrato al planeta no eres tú', ilustrada con la foto de una mujer que vive en un basurero, con la que durante doce meses denunciará las consecuencias que el deterioro ambiental tiene sobre 821 millones de personas castigadas por el hambre, los más de mil millones de pobres.

"El hambre y la pobreza son dos realidades muy relacionadas con los daños medioambientales cuyas huellas más graves son la contaminación, el cambio climático, el agotamiento de los recursos, la destrucción de hábitats y ecosistemas, las inundaciones y las sequías extremas, la desertización y la deforestación", apunta Manos Unidas, que el año pasado recaudó cerca de medio millón de euros que se destinaron a cuatro proyectos y a continuar apoyando situaciones de emergencia, como en Siria.

ACTOS DE LA CAMPAÑA

Tras la presentación de la campaña el lunes en Torrelavega, este martes será dada a conocer en Los Corrales de Buelna, y el miércoles en el Casyc de Santander.

El viernes día 7 se celebrará el Día del Ayuno Voluntario con el que se propone donar el importe de café, comida u ocio a los más de 900 proyectos de desarrollo que la ONG lleva a cabo en 54 países del mundo.

Y el domingo 9 de febrero tendrá lugar una colecta de ámbito nacional en favor de Manos Unidas, que también organiza medio centenar de bazares solidarios -de carácter itinerante y cuatro meses de duración- y un festival de cortos sobre la huella que cada uno deja en el planeta.

Los trabajos, de un minuto de duración, pueden presentarse a lo largo de este mes y la final se celebrará el 31 de marzo en el Palacio de Festivales.

Manos Unidas centra su campaña anual en el cambio climático y sus "terribles" efectos...
Comentarios