domingo. 27.11.2022

El acusado de pornografía infantil acepta seis años, casi la mitad de la pena solicitada

El joven engañó a una niña de 9 años para que le mandara fotos desnuda y tras la denuncia le encontraron 600 vídeos de menores
Acusado de pornografía infantil, en el juicio contra él

El joven acusado de engañar a una niña de 9 años para que le mandara fotos desnuda y al que encontraron almacenados 600 vídeos de menores ha reconocido los hechos y ha aceptado seis años de cárcel, frente a los once que solicitada inicialmente el fiscal.

En el juicio, celebrado este miércoles en la Audiencia Provincial de Cantabria con acuerdo entre las partes, el procesado se ha mostrado conforme con el relato de lo sucedido y la pena finalmente interesada, de cinco años de prisión por un delito de captación de menores para elaborar pornografía y uno más por distribución del material.

Además, el implicado no podrá aproximarse a menos de 300 metros ni comunicarse con la denunciante durante nueve años, y estará inhabilitado para cualquier profesión u oficio -retribuido o no- que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante 13 años, nueve por el primer delito y cuatro por el segundo.

Asimismo, tras la salida de la cárcel se le impondrá la medida de libertad vigilada durante siete años, cinco por la captación de menores y dos por la distribución del material, según han acordado la acusación pública y la defensa en la vista, desarrollada en la Sección Primera de la AP para dar lectura de la conformidad y sin practicar las pruebas testifical y pericial previstas.

En las conclusiones finales de las partes se ha tenido en cuenta la atenuante de reparación del daño respecto al delito de captación de menores, al haber consignado el implicado antes del juicio 3.000 euros para el pago de la responsabilidad civil a la perjudicada.

INSTAGRAM Y SORTEO DE MÓVILES

Contactó con ella a través de Instagram y le ofreció participar en un supuesto sorteo de móviles a cambio de que le enviara fotografías en las que apareciera desnuda.

La niña lo hizo y el joven le pidió su número de teléfono para seguir hablando por WhatsApp, por donde continuó pidiéndole fotos y videos en las que apareciese desnuda, "solicitándola que se masturbase en ellos, para lo cual hubo de explicarle en qué consistía la masturbación, dado que la menor ni siquiera entendía en qué consistía dicha práctica sexual por razón de su corta edad".

La pequeña accedió a estas peticiones, sacándose más fotos, grabándose en el baño de su casa y envidando el material al acusado, que siguió pidiéndole que mandara más videos y realizó una videollamada con la niña en la que estaba desnuda, pues él se lo había solicitado previamente. Pero al conectar, la menor "cortó inmediatamente al darse cuenta de que se trataba de un hombre".

Además, el procesado pidió la dirección postal a la pequeña con la excusa de enviarla el supuesto premio prometido y ella se la dio. Y aunque le propuso encontrarse para la entrega, no llegaron a verse.

CIENTOS DE VÍDEOS Y FOTOS DE MENORES DESNUDOS

A continuación, la madre de la menor encontró los vídeos en el móvil de su hija y puso la denuncia. El sospechoso fue localizado y en el registro de su vivienda encontraron varios dispositivos y memorias donde almacenaba cientos de vídeos y fotografías en los que aparecían menores de edad desnudos en poses eróticas o manteniendo relaciones sexuales entre sí o con adultos.

Según el fiscal, el chico guardaba esos archivos no solo para su propio disfrute, sino que los había compartido en parte con otros usuarios no identificados en Internet, por lo que entiende que los hechos constituyen un delito de utilización de menores para la elaboración de material pornográfico y otro de distribución del mismo.

Por el primero pedía una condena de ocho años de prisión, prohibición de comunicación y acercamiento con la menor durante un 12 años, medida de libertad vigilada tras la salida de la cárcel de otros ocho años e inhabilitación para cualquier profesión u oficio, sea retribuido o no, que conlleve contacto regular y directo con menores por un tiempo de doce años.

Por el segundo solicitaba tres años de encarcelamiento, libertad vigilada de cuatro e inhabilitación para profesión u oficio con menores durante ocho años. Y en concepto de responsabilidad civil, reclamaba una indemnización de 3.000 euros para la menor por el daño moral causado.

Tras el acuerdo con la defensa, el acusado será condenado a seis años de prisión, 9 de prohibición de aproximación o comunicación con la pequeña, 13 de inhabilitación para trabajos u oficios con menores y 7 de libertad vigilada.

El acusado de pornografía infantil acepta seis años, casi la mitad de la pena solicitada
Comentarios