El Gobierno de Cantabria emite informe ambiental desfavorable al proyecto eólico de Quintanillas

Abadin, Lugo. Vacas y caballos conviven con molinos de energia eolica en la Serra do Xistral. La nueva ley de eolicos que prepara la Xunta de Galicia esta generando malestar y disgusto en multitud de poblaciones y vecinos, al aumentar los derechos de las energeticas en los parques eolicos que se liciten a partir de ahora.
photo_camera Abadin, Lugo. Vacas y caballos conviven con molinos de energia eolica en la Serra do Xistral. La nueva ley de eolicos que prepara la Xunta de Galicia esta generando malestar y disgusto en multitud de poblaciones y vecinos, al aumentar los derechos de las energeticas en los parques eolicos que se liciten a partir de ahora.

El Gobierno de Cantabria ha emitido informe desfavorable al Estudio de Impacto Ambiental del proyecto del parque eólico Quintanillas, de 27,5 megavatios y sus infraestructuras de evacuación, situado en el municipio de Valdeolea y promovido por Viesgo Renovables S.L.

En una resolución publicada hoy en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), el Ejecutivo considera, a la vista de la evaluación ambiental realizada, que los impactos negativos significativos sobre especies de fauna catalogadas como amenazadas y sus hábitats no pueden ser prevenidos, corregidos o compensados, con suficientes garantías, con las medidas propuestas.

Según ha explicado el Gobierno en un comunicado, aunque la configuración final del parque planteado por Viesgo Renovables reduce a cuatro el número de aerogeneradores y soterra buena parte de la línea de evacuación eléctrica para reducir los impactos en las aves rapaces nidificantes, la Declaración de Impacto concluye que la ubicación del parque eólico, en una sierra de la cuenca alta del río Camesa con características ecológicas singulares en el conjunto de Cantabria y de reducida extensión, supone afecciones ambientales significativas.

En particular, sobre las zonas de cría y alimentación de aguilucho cenizo y aguilucho pálido, especies amenazadas catalogadas como vulnerables con una presencia en la zona muy relevante en el contexto regional, y sobre su funcionalidad como corredor ecológico para el oso pardo, catalogado en peligro de extinción, en la vertiente sureste de la Cordillera Cantábrica.

Afecciones que no pueden ser prevenidas, corregidas o compensadas con suficientes garantías por las medidas propuestas por el promotor, según la resolución de la Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático.

Esta declaración desfavorable se suma a la de los proyectos eólicos de Ribota y Garma Blanca, por sus afecciones no mitigables.

Comentarios