Publicado en el BOC el Plan General de Argoños con el que se podrán salvar algunas viviendas con sentencia de derribo

El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) ha publicado este lunes, en una edición extraordinaria, la aprobación definitiva del Plan Especial de Ordenación Urbana (PGOU) de Argoños, con el que se podrán salvar algunas de las 255 viviendas con sentencia de derribo que hay en el municipio.

Según informó el Gobierno, el documento permitirá que los propietarios de Argoños conozcan en qué situación se encuentran sus viviendas y, en casos concretos, que puedan solicitar la licencia para su legalización, la indemnización correspondiente o, si fuera posible, solicitar una nueva vivienda en sustitución en el suelo urbano próximo que estuviera disponible.

El municipio de Argoños disponía de un Plan General aprobado definitivamente en 5 de diciembre de 2006 que se dedició revisar para adaptarlo a los cambios de la Ley del Suelo de 2001, las nuevas leyes estatales de 2008 y el Decreto del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de las marismas de Santoña, Victoria y Joyel, entre otra normativa.

El avance del Plan General se sometió al trámite de participación pública el 28 de junio de 2013 y la aprobación inicial se produjo el 1 de marzo de 2016.

Como consecuencia del trámite de información pública y de la aceptación de algunas de las alegaciones presentadas, fue objeto de nuevas aprobaciones y sucesivos trámites de información pública en agosto de 2017, julio de 2018 y noviembre de 2019, para, una vez emitida la memoria ambiental, proceder a la aprobación provisional del documento.

Remitido a la Comisión Regional de Ordenación del Territorio y Urbanismo (CROTU) para su aprobación definitiva, el 30 de julio de 2021 ésta lo devuelve al Ayuntamiento para subsanar una serie de deficiencias que, una vez introducidas, obliga a un nuevo trámite de información pública y posterior aprobación por el Pleno municipal, que se produce el 5 de agosto, remitiéndose para su aprobación definitiva.

El anterior Plan General de 2006 planteaba la construcción de un máximo de 1.858 viviendas para dar soporte a una teórica población total de 10.814 personas (3.024 personas de población estable + 7.511 personas de segunda residencia + 280 personas en plazas de hospedaje). Es decir, un incremento de población estable de 1.764 personas, para pasar de 1.260 empadronados en 2004 a 3.024 en 2019.

El Plan General actual disminuye sustancialmente esa población prevista hasta los 6.523 habitantes, en función del principio de desarrollo sostenible a que se refiere la legislación urbanística estatal y autonómica.

Una de las principales estrategias del Plan General es incorporar nuevos espacios libres públicos en todos los barrios del Ayuntamiento y fundamentalmente en aquellas áreas con problemas de integración paisajística.

De este modo, se contemplan un total de 33.062 metros cuadrados de superficie destinada a sistemas generales de espacios libres, lo que arroja una ratio de 5,06 metros cuadrados por persona.

En lo referente a equipamientos, pretenden mejorar el atractivo del municipio, proponiendo una red de caminos para bicicletas y nuevos equipamientos deportivos en todas las juntas vecinales, previendo un total de 34.045 metros cuadrados, lo que supone una ratio de 5,22% metros cuadrados por persona.

De este modo, el nuevo Plan se plantea como objetivos ajustar los límites del suelo urbano, completando la trama urbana; un desarrollo muy limitado a través de suelo urbanizable en áreas colindantes al suelo urbano consolidado; equipar al municipio con una red de dotaciones, tanto de áreas de recreo como de equipamientos colectivos; y revalorizar la economía potenciando una nueva área productiva en Cerecedas.

Igualmente pretende preservar, mantener y proteger los valores naturales del municipio, favoreciendo la conexión de las distintas zonas a preservar y la conservación del paisaje de fondo; la obtención de nuevos equipamientos, creación de un área productiva y nuevo cementerio; adaptar el planeamiento al nuevo Plan de Ordenación de los Recursos Naturales; y ajustar los programas constructivos previstos a las necesidades actuales.

Del total de la superficie del municipio el 79,48% se clasifica como suelo rústico; el 19,54% como suelo urbano y apenas el 1% (0,98%) como suelo urbanizable.

El Plan delimita seis pequeños sectores de suelo urbano no consolidado y cuatro de suelo urbanizable delimitado.

Comentarios