Torrelavega pone en marcha un programa de reducción de siegas para favorecer la floración

El Ayuntamiento de Torrelavega ha puesto en marcha el programa de 'Gestión diferencial de siegas', enmarcado dentro del proyecto Torrelavega Conexión Natural y que consiste en la reducción del periodo de siegas en algunas áreas de los espacios verdes urbanos.

El alcalde, Javier López Estrada, y la concejala de Medio Ambiente, Patricia Portilla, han explicado que, si se siega con excesiva frecuencia, "habrá muchas plantas de flor que no podrán reproducirse al no poder cerrar el ciclo, y desaparecerán de nuestros parques y nuestros prados, y con ellas sus polinizadores, como abejas y multitud de especies de mariposas".

Con este programa de "reducción de siegas" lo que se pretende, han subrayado, es "favorecer" que espacios "poco usados" por los vecinos, como taludes de intensa pendiente o márgenes y zonas periféricas, se "cedan" a la naturaleza y a las flores.

Las actuaciones comenzaron el pasado mes de mayo y se han realizado en diferentes zonas del municipio: Mies de Coteríos, Miravalles, Caseríos, Pablo Garnica, El Ansar, Sierrapando, la Avenida de Solvay, La Barquera, el Parque Las Traídas, Gervasio Herrero, Aurelio G. Cantalapiedra y Antonio Bartolomé, así como en taludes del cementerio de Viérnoles, del aparcamiento de La Carmencita o de la Avenida de Fernando Arce, entre otros.

Para las parcelas incluidas en el proyecto se ha establecido un plan de siegas y periodos que van desde cada tres meses a cada dos años.

Respecto a la selección de las zonas en las que se está actuando, han señalado que se han buscado ubicaciones con un uso "no demasiado intenso" por parte de la población, de manera que esta gestión no suponga un problema en el disfrute de estas áreas. Las parcelas seleccionadas están "poco arboladas y en general tienen una adecuada orientación para el desarrollo del estrato herbáceo", han señalado.

Por otro lado, se ha intentado situar en lugares donde se van a realizar otras acciones de fomento de la biodiversidad, como charcas o jardines para polinizadores.

El Ayuntamiento ha explicado en nota de prensa que con la gestión diferencial de siegas se cumplen varios objetivos, ya que, además de permitir la reproducción de las flores, cuando la hierba alcanza cierta altura sirve de refugio para pequeña fauna tanto vertebrada como invertebrada, en particular en los meses invernales.

Desde el punto de vista climático, la gestión de siegas hace que los parques requieran de menor mantenimiento, con lo que se reduce la huella de carbono, y los prados, con siegas menos intensas, "retienen mucho mejor el agua y son más frescos, reduciendo la necesidad de riegos estivales".