domingo 22/5/22

Los vecinos de la urbanización del barrio Isla del Óleo, en Nueva Montaña, han entregado este mediodía a la Delegada del Gobierno, Ainhoa Quiñones, las firmas del 91% de los propietarios que exigen se ponga coto a la oleada de atracos que padece este enclave de 71 chalets adosados.

En el último mes han sido desvalijadas ocho de estas viviendas, a un ritmo de dos por semana, con una jornada especialmente aciaga en la que se dieron dos asaltos a dos viviendas distintas. 

En la reunión, junto a la portavoz de la comunidad de vecinos, Leticia Riancho, y la delegada del Gobierno, también ha estado presente el Comisario Jefe de la Policía Nacional. “Nos han comentado que para ellos es un caso prioritario, que están dedicando gran parte de sus efectivos para vigilar la zona”, ha explicado Riancho.  

Junto a este incremento de la presencia policial para disuadir a los delincuentes, los vecinos han reclamado “que la investigación en marcha siga su curso y den con esas personas”. De hecho, las fuerzas de Seguridad disponen incluso de grabaciones en las que se ve cómo hasta tres individuos acceden a una propiedad en la que, tras forzar sus puertas, se hacen con un botín de dinero y joyas y huyen. Todo ello en menos de cinco minutos. 

“Nos han dicho que tienen en marcha varias líneas de investigación. Han preparado un informe siguiendo los patrones observados en cada robo. Eso sí, tampoco han entrado en muchos detalles pormenorizados para no obstaculizar las pesquisas”, explica.

“Nos han pedido que tengamos plena confianza en que nos están apoyando”, ha sostenido, tras confirmar que que se ha aumentado la presencia policial en la zona en las franjas horarias en las que ven más factible que los delincuentes pretendan consumar nuevos robos.

Otra de las demandas vecinales tiene que ver con la coordinación entre distintas fuerzas policiales. La urbanización se ubica en el límite entre Santander y Camargo, y los vecinos consideran que un pequeño camino, perteneciente a Camargo, podría estar siendo utilizado por los ladrones para acceder o para huir del lugar de los hechos. “Nos han explicado que tienen muy buena coordinación entre la Policía Nacional y la Policía Local. Y nos gustaría que así fuera, para que no quedasen cabos sueltos”, expone la portavoz vecinal. 

Confianza

En cuanto a las recomendaciones recibidas, “nos han insistido en que ante cualquier hecho sospechoso llamemos al 091 sin dudarlo. Que en cuanto digamos que es de nuestra urbanización, movilizarán de inmediato sus recursos”. Una observación que parece obvia, pero que tiene su explicación. “Nos piden que no avisemos a través del 112 porque esos segundos de coordinación entre distintos servicios pueden resultar claves”, ha destacado. 

“El encuentro nos ha dado tranquilidad”, reconoce Leticia, que destaca que “en la comunidad de vecinos los hay de cierta edad que tienen mucho  miedo y sienten desconfianza ante cualquier persona que pueda aparecer por la urbanización”.  Eso sí. Riancho ha advertido que “no queremos que sea una cuestión de que en la primera semana haya mucha presión mediática y mucha presencia policial y que luego se diluya. Queremos que la investigación siga su curso”, ha reiterado. “Confiamos en las palabras de la Delegada del Gobierno y del Comisario de la Policía Nacional. Confiamos en que esto va a continuar por buen camino y que se conseguirá llegar a los autores de estos robos”, ha concluido.

Siete robos en un mes, los vecinos de Nueva Montaña piden a Delegación mas seguridad
Comentarios