Vecinos de Pombo-Cañadío y Ensanche de Santander lamentan el decreto para que los pubs abran desde mediodía

Cañadío a oscuras en protesta por el horario de cierre impuesto

La Asociación de Vecinoa de las plazas de Pombo-Cañadío y El Ensanche de Santander han lamentado la aprobación por parte del Gobierno de Cantabria del decreto que permitirá a los pubs abrir desde el mediodía y han criticado que "no se han tenido en cuenta las alegaciones" que han presentado.

Este colectivo vecinal, según ha indicado en un comunicado, planteó en sus alegaciones que, primero, no se aprobara el decreto y, segundo y en última instancia, que el área conocida como el Ensanche de Santander quedara exenta de la aplicación "al estar demostrado y constatado que la zona sufre unos niveles de ruido que incumplen sobradamente los límites sonoros establecidos por la Ley del Ruido 37/2003, así como en la Ordenanza de Control Ambiental del Ayuntamiento de Santander.

"Los vecinos llevamos tiempo denunciando que desde 2016 están acreditados, a través de estudios del propio Ayuntamiento Santander, incumplimientos continuos y flagrantes de la legislación vigente en el horario nocturno. Pero no se debe olvidar ni despreciar que también existen importantes incumplimientos en las franjas de día y de tarde", han indicado desde la asociación.

Así, según han detallado, en esos estudios se recogen valores en la franja de día de 87,4 decibélios frente a los 65 dB que establece la legislación como valor límite.

A su juicio, "la ampliación de horario ahora aprobada posibilitará que el incumplimiento acústico acreditado empeore durante las mañanas, generando un enorme perjuicio a los residentes de la zona, al aumentar el número de horas de agresión acústica que actualmente ya están sufriendo".

La Asociación vecinal ha lamentado que "el Gobierno de Cantabria ha tenido en cuenta única y exclusivamente la petición formulada por la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria, basada en que puedan ejercer su actividad en este nuevo tramo horario, incrementándose así la oferta de ocio y disfrute, de forma similar a la ya existente en la mayoría de Comunidades Autónomas, algo que en ningún momento se demuestra o acredita".

Desde la Asociación de Vecinos de las plazas de Pombo-Cañadío y el Ensache se han preguntan si el argumento de la Asociación de Hostelería es "más importante que la obligación del Gobierno de velar por el cumplimiento de la Ley del Ruido" y han considerado que el Ejecutivo regional ha "perdido una oportunidad de escuchar y preservar los derechos de los vecinos de una de las zonas que va a ser más afectada con la modificación aprobada".