miércoles. 05.10.2022

La Dirección General de Urbanismo y Ordenación del Territorio ha publicado el informe ambiental estratégico de la modificación puntual del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico Artístico del Sardinero para dotar de uso residencial a Villa Iris, estableciendo que dicha modificación no tiene efectos significativos sobre el medio ambiente y por tanto, no ha de ser objeto del procedimiento deevaluación ambiental estratégica ordinaria.

Villa Iris, antigua villa de veraneo construida en 1913 por el arquitecto Eloy Martínez del Valle y reformada en 1944 por el arquitecto Javier González de Riancho, fue propiedad de la Fundación Botín hasta mediados de 2018, cuando vendió la propiedad, así como la sala exposiciones de la calle Marcelino Sanz de Sautuola de Santander, por una cuantía que no desveló públicamente.

El 28 de noviembre de 2019, la Dirección General recibió la documentación ambiental de la modificación puntual del Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico Artístico del Sardinero Villa Iris para modificar el régimen de usos y obras permitidas en el edificio y su parcela para adaptar la propiedad al uso residencial, mejorando la habitabilidad de la misma.

La propiedad solicitaba el inicio de la evaluación ambiental estratégica simplificada, que se ha autorizado, si bien se deberán cumplir los requerimientos establecidos por la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria, e incorporar ciertas determinaciones.

Entre otras, las consideraciones y condiciones que la Dirección General de Patrimonio Cultural y Memoria Histórica para garantizar la protección del Patrimonio Cultural de Cantabria; y que los proyectos de las actuaciones permitidas por la modificación puntual deberán incorporar un Análisis de Impacto e Integración Paisajística.

La propiedad pretende convertir el conjunto de la finca en un espacio residencial, para lo cual solicita introducir este uso, así comoflexibilizar el régimen de obras permitidas.

En concreto, pretende ejecutar un espacio bajo rasante para sótano e instalaciones, reconstruir la casa de los guardeses para que cumpla los estándares normativos en cuanto a distancia a colindantes, conservar y restaurar el merendero, así como demoler la portería.

Para ello plantea excluir el área ocupada por la edificación principal y las áreas de movimiento de las nuevas edificaciones (sobre y bajo rasante) de la protección urbana nivel 5 que afecta actualmente a toda la parcela.

Parte del cierre de la parcela se encuentra protegido y se pretende sustituir la parte del cierre de mampostería del lindero este por uno análogo al cierre metálico protegido.

Respecto al jardín que rodea Villa Iris, se consolida el mantenimiento de las especies plantadas con anterioridad a 1995, que es la fecha de aprobación del Plan Especial y que mantienen relevancia botánica por su porte y/o especie.

Recuerda que puedes suscribirte a nuestro Boletín de Noticias de forma totalmente gratuita haciendo clic aquí.

                                                                                                                                               

Visto bueno ambiental al uso residencial de Villa Iris
Comentarios