viernes. 01.07.2022

Santander ha dado un año más la bienvenida al mes de marzo con la ronda marcera, que ha recorrido el centro de la ciudad al son de estos cantos tradicionales interpretados por el Coro Ronda Altamira.

La alcaldesa, Gema Igual, ha participado en el comienzo del acto en la Plaza del Ayuntamiento, junto con las concejalas de Protocolo, Miriam Díaz, Dinamización Social, Lorena Gutiérrez, y Juventud, Noemí Méndez, y ha asistido al nombramiento de Sergio Agüeros como marcero Mayor.

La regidora ha destacado la trayectoria de Sergio Agüeros y su aportación en apoyo del folclore cántabro y de la canción tradicional montañesa. "Como cantante y como compositor, Sergio Agüeros es un referente en la recuperación de las tonadas de nuestros mayores y del espíritu de esta tierra", ha afirmado la alcaldesa.

Por su parte, el marcero ha dedicado el nombramiento a su mujer e hijos, y ha señalado también que como las marzas hay otras "tradiciones ancestrales que debemos conservar, porque casi están desapareciendo".

Tras su paso por el Ayuntamiento, la ronda marcera ha continuado por distintos puntos de la ciudad como la calle Lealtad, la zona de las estaciones y la calle Burgos.

Igual también ha aprovechado también para destacar y agradecer la labor que realiza el Coro Ronda Altamira para la continuidad de ésta y otras tradiciones del folclore regional, y ha animado a los santanderinos a salir a la calle a disfrutar de estas canciones con la que históricamente se daba la bienvenida a la primavera en la región.

Con más de 41 años de andadura, la agrupación ha mantenido de forma ininterrumpida el canto de las marzas en Santander desde el año 1981, y se ha significado a lo largo de su trayectoria por esa dedicación al mantenimiento de esta tradición que fue declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial por el Gobierno de Cantabria en el año 2015.

Para ello, estudian, preparan y difunden tonadas y canciones seleccionadas cuidadosamente entre las extraídas de publicaciones ampliamente reconocidas del extenso cancionero popular de Cantabria o de las creadas por prestigiosos compositores interesados en el folclore cántabro.

Como cada año, los marceros han pedido permiso a la regidora para iniciar el ritual de estos cantos petitorios tradicionales del último día de febrero, en los que los mozos entonaban unos romancillos solicitando primero la oportuna licencia de la autoridad del lugar, para después dar la bienvenida al mes de marzo.

A continuación se pedían productos y dinero con los que celebrar una merienda-cena, entonando finalmente la despedida con deseos de salud hasta el año venidero, en el que se volvería a repetir el viejo ceremonial.

El Coro Ronda Altamira, fiel a su trayectoria de mantener las tradiciones, continúa rondando pero, eso sí, pidiendo dinero para donarlo íntegramente a una entidad benéfica. Este año la recaudación se destinará a Cáritas Parroquial-Iglesia de la Bien Aparecida de Santander.

Las marzas vuelven a Santander en las voces del Coro Ronda Altamira
Comentarios