Finalizan las obras de las 66 VPO de la calle Alta, que entregarán las llaves antes de un mes

Las obras de las 66 Viviendas de Protección Oficial (VPO) de la calle Alta de Santander ya han finalizado y se prevé entregar las llaves a sus propietarios a finales del mes de marzo o principios de abril.

Así lo ha avanzado este lunes la alcaldesa de Santander, Gema Igual, que ha visitado los trabajos, cuyo coste asciende a 8,5 millones de euros.

Estas viviendas, promovidas por el Ayuntamiento de Santander a través de la Sociedad de Vivienda y Suelo (SVS) y ubicadas en el solar de la antigua Tabacalera, tienen una zona ajardinada, en la que falta de instalar un parque infantil, así como un patio interior, donde se ubican los portales y las futuras oficinas; y un área de descanso, un parque infantil con un rocódromo y duchas, y un merendero en la zona de las cubiertas.

El edificio cuenta con nueve plantas y seis portales, tres de ellos destinados a las viviendas en venta (36) y los otros tres para las de alquiler con opción a compra (30), que ya han sido sorteadas y la edad media de sus propietarios es de 41 años.

Del total de viviendas, siete son de un dormitorio (con una superficie media de unos 69 metros cuadrados) y 59 de dos (86 metros cuadrados de media), estando cuatro de ellas reservadas para personas con movilidad reducida.

Estos pisos, que cuentan con garaje y trastero, cuestan entre 97.000 y 122.000 euros y quienes opten por el alquiler con opción a compra pagarán una cuota de entre 405 y 445 euros al mes, un precio que, según la alcaldesa, "nos podemos permitir todos".

En este sentido, ha señalado que esta nueva promoción servirá para fijar población en la ciudad y es "el complemento perfecto" para independizarse.

En la visita, Igual ha visitado tres tipos de viviendas, una de un dormitorio y dos con dos habitaciones.

En declaraciones a la prensa tras la visita, Igual ha mostrado su satisfacción por las calidades de los trabajos y ha destacado el beneficio que suponen para el entorno del Cabildo, la calle Alta y Alcázar de Toledo, con las naves "ruinosas" que había antes.

Igual ha subrayado que el edificio tiene "la máxima" calificación energética y, además, todos los vecinos ganan espacio verde y una conexión mediante una escalera con la calle Fernández de Isla.

Ha indicado que para llevar a cabo la promoción se suscribió un convenio con Patrimonio del Estado, en el que se pone a disposición del Gobierno central las plantas baja y la primera para que instalen las oficinas "que estime oportunas".

Asimismo, ha recordado que las obras se llevaron a cabo en dos fases, la de la cimentación fue "compleja" y los vecinos, en pleno confinamiento por el Covid, se quejaron del ruido porque había que picar la piedra.

Igual ha puesto en valor el "excelente" trabajo que desarrolla la SVS que, según ha indicado, ha repartido entre los santanderinos más de 1.200 viviendas de protección oficial.

En la visita han participado también el concejal de Fomento, César Díaz; personal de la SVS y de la constructora, así como miembros de las asociaciones de vecinos de la calle Alta, Isaac Peral y Alcázar de Toledo.

Comentarios