domingo 5/12/21

El Gobierno de Cantabria y la Autoridad Portuaria de Santander pedirán al Ejecutivo central, y más concretamente al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, "reforzar, en la medida de lo posible", con más efectivos de las Fuerzas de Seguridad del Estado, la seguridad en el Puerto tras volver a repuntar los polizones que se cuelan, o lo intentan, en barcos.

El último caso se vivió ayer, martes, cuando diez polizones que se habían colado en un navío que zarpó de Santander fueron desembarcados en Liverpol (Inglaterra) tras ser descubiertos.

Así lo han explicado el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, y el recién nombrado presidente de la APS y exconsejero de Industria, Francisco Martín, en declaraciones a los medios de comunicación tras mantener su primer encuentro institucional desde que éste último asumió el cargo.

Han relatado que hace en torno a un año la seguridad del Puerto se vio reforzada, ante el problema de los polizones --fundamentalmente albaneses que intentar colarse en barcos con rumbo al Reino Unido-- con efectivos de la Guardia Civil, una medida que, según Martín, fue "terriblemente eficaz" e hizo que prácticamente "desaparecieran" los intentos de colarse en el Puerto.

Sin embargo, ha señalado que estos efectivos fueron destinados, posteriormente, a otros cometidos, algunos de ellos relacionados con el control de las restricciones de la pandemia del Covid, lo que ha hecho repuntar la actividad de los polizones.

- Súmate: Si nos sigues en Telegram te llevamos a tu móvil la información más importante de cada día de forma sencilla y gratuita. Puedes hacerlo clicando aquí.

Martín ha indicado que "los amigos de lo ilegal se dan cuenta enseguida" de cuando se rebaja la seguridad y vuelven a intentar colarse en el Puerto. De hecho, Revilla ha hablado incluso de una especie de "efecto llamada a Santander" por parte de estas personas que intentan llegar al Reino Unido.

Ambos han expresado su "enorme preocupación" por el "problema serio" de los polizones, una situación que, según han subrayado, hay que "atajar" ya que se corre el riesgo de que las compañías que operan con el Puerto podrían marcharse a otros si perciben que en el de Santander no es seguro y adolece de falta de seguridad.

Martín ha advertido que el hecho de que se cuelen polizones acarrean multas para las empresas y generan pérdidas ya que la mercancía de los contenedores en los que se cuelan estas personas quedan "inhabilitadas".

El presidente del Puerto considera que atajar este problema es una "cuestión de supervivencia" y confía en que desde el Gobierno de España sean "sensibles".

Revilla se ha comprometido a hablar directamente con el ministro de Interior, del que espera que atienda esta reivindicación, como, según ha dicho, ha ocurrido en otros puertos, como el de Gijón.

Por su parte, Martín lo hará en la reunión que próximamente mantendrá con la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones, prevista inicialmente para mañana pero que se ha visto retrasada.

Tras esa reunión con la delegada, habrá previsiblemente una reunión para abordar también este tema con los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (Guardia Civil y Policía Nacional), de los que "le consta" su "voluntad" para colaborar.

Además, en el Puerto se está levantando la valla que le rodea para dificultar la acción de los polizones.

El Gobierno pedirá a Marlaska más efectivos para la seguridad del Puerto de Santander...
Comentarios