Ayuntamiento y Consuelo Berges ponen en marcha un programa para mujeres víctimas de violencia y sus hijos

El Ayuntamiento de Santander y la Asociación Consuelo Berges han puesto en marcha un "innovador" programa dirigido a mujeres que sufren o han sufrido violencia de género y sus hijos. Dirigido a un total de 24 mujeres, consiste en talleres psicoeducativos en los que ofrecer a las madres recursos para su desempeño parental.

Bajo el título 'Marentalidad positiva', esta iniciativa pretende atender las necesidades que presentan estas mujeres con el fin de favorecer una crianza positiva, evitar la cronificación de la violencia, la repetición de roles por los menores, y mejorar en sus distintas áreas de salud, social y familiar.

El programa incluye tres talleres que se desarrollarán en la sede de la asociación, cada uno de ellos tendrá entre 6 y 10 sesiones, con una duración mínima de dos meses y máxima de seis, y estará dirigido por una trabajadora social y por una psicóloga.

Para formar los grupos es fundamental la entrevista individual con la trabajadora social, a la que se deberán dirigir en la dirección [email protected] Para más información, las interesadas pueden llamar al teléfono 942 21 05 21.

Así lo han dado a conocer el concejal de Igualdad, Álvaro Lavín, y la psicóloga de la asociación, Rebeca Martínez, en la presentación del programa en rueda de prensa.

Lavín ha indicado que el programa trabaja relaciones positivas para favorecer una crianza basada en el afecto, el apoyo y la comunicación entre madres e hijos que han sufrido o están sufriendo una relación de violencia de género.

"El apoyo y acompañamiento a estas mujeres que han sufrido violencia de género, así como a sus hijos e hijas es una prioridad para nosotros. Además, hacerlo de la mano de la Asociación Consuelo Berges que tiene mucha experiencia en este ámbito de actuación, es garantía de éxito", ha remarcado.

Al respecto, ha recordado que la violencia hacia las mujeres es un problema que afecta a su salud física, psicológica y emocional y que tiene consecuencias sobre quien la sufre y sobre sus hijos. Por ello, el apoyo a estas mujeres durante la crianza es fundamental tanto para las que aún siguen inmersas en una relación de violencia, como para las que ya han conseguido salir, u otras donde existe riesgo por ser relaciones "muy desigualitarias".

Por su parte, Rebeca Martínez ha reconocido que es "fundamental" trabajar en la creación de redes de apoyo para estas mujeres y ha detallado que la estructura de los talleres que se llevan a cabo es de carácter grupal y que se trabaja sobre situaciones cotidianas familiares en las que las mujeres que participan, a partir de sus propias experiencias, reconstruyen distintas situaciones cotidianas de la vida familiar.

Comentarios