Los accidentes laborales caen más de un 28% en Cantabria en el primer trimestre

Los accidentes laborales, tanto en centro de trabajo como in itinere, han descendido un 28,3% en Cantabria en el primer trimestre del año, cuando se han contabilizado 1.814 frente a 2.532 del mismo periodo de 2022, según datos del Instituto Cántabro de Seguridad y Salud en el Trabajo (ICASST).

Sin embargo, mientras los accidentes en centros de trabajo han retrocedido un 32,7% entre enero y marzo, hasta los 1.591 (eran 2.365 en 2022), los producidos in itinere se han disparado un 33,5%, al pasar de 167 en el primer trimestre del año pasado a 223 en el actual.

Dentro de los primeros, en centro de trabajo, 1.584 han sido siniestros leves (un 32,6% menos que en 2022), seis graves (nueve menos) y uno mortal, en un balance que no incluye a los dos marineros fallecidos en el naufragio del 'Vilaboa Uno' a principios del mes de abril.

Ante estos datos, UGT ha instado a poner en marcha "cuanto antes" la Estrategia Cántabra de Seguridad y Salud ante los niveles "más altos de siniestralidad desde 2009", y CCOO ha exigido a las empresas que "dejen de mirar para otro lado y que centren sus esfuerzos en la prevención de riesgos en los puestos de trabajo".

UGT ha explicado en un comunicado que la reducción del número de accidentes en centros de trabajo se debe a la menor incidencia de los leves asociados al Covid en el sector socio sanitario, que han disminuido más de un 78%, con 790 menos (de 1.012 a 222).

En este sentido, ha señalado que los más de 1.500 siniestros de este año siguen siendo la mayor cifra acumulada en la región desde 2009 en el mismo período.

Para el responsable regional de Salud Laboral de UGT, Marcos Flores, "son cifras inasumibles que reafirman la imperiosa necesidad de adoptar medidas de choque para frenar una siniestralidad laboral que viene creciendo en Cantabria antes y después de la pandemia porque no cesa de aumentar desde el año 2014, en coincidencia con la recuperación económica tras la crisis de 2008".

"Hemos logrado sacar adelante en el diálogo social la nueva Estrategia Cántabra de Seguridad y Salud en el Trabajo 2023-2028 pero no basta con aprobarla sin más: ahora hay que ponerla en marcha sin más demora y dotarla de los recursos económicos, humanos y técnicos que sean necesarios para invertir esta peligrosa tendencia creciente de la accidentalidad en los centros de trabajo", ha instado.

Para el sindicalista, "de poco sirve contar con una buena Ley de Prevención de Riesgos Laborales y una Estrategia Cántabra de Seguridad y Salud si luego no se cumple con la normativa legal, que es la única explicación lógica a este aumento incesante de los accidentes de trabajo en Cantabria".

Por ello, ha pedido "poner fin al incumplimiento de la Ley de Prevención e intensificar la labor de vigilancia y de sanción de la Administración y la Inspección de Trabajo".

Por su parte, CCOO ha manifestado que, pese a que la siniestralidad se ha reducido un 9,38% con respecto al mismo mes del año anterior, -se han registrado 638 accidentes (555 en jornada y 83 in itinere)- ésta "sigue in crescendo" en la región, apuntando al respeto que hay menos accidentes en jornada por el descenso de las bajas Covid, al contrario de lo que sucedía en marzo de 2022. De enero a marzo del año pasado las bajas por el coronavirus ascendieron a 937 en la región.

Además, para CCOO, el aumento del 36% de los accidentes in itinere en marzo de 2023 (83) con respecto al mismo mes del año anterior (61), confirma que la siniestralidad "es un mal ya endémico que sigue en ascenso y al que hay que enfrentarse con urgencia".

Para la secretaria de Salud Laboral de CCOO, Laura Lombilla, "algo está fallando" y "las empresas no están apostando por la prevención de riesgos laborales, y eso lo están padeciendo las personas trabajadoras".

En este sentido, ha subrayado que las empresas "tienen que dejar de mirar para otro lado y deben centrar sus esfuerzos en cumplir estrictamente con la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, para mejorar la prevención en los puestos de trabajo".

La sindicalista ha enfatizado que las cifras de accidentes de trabajo "siguen siendo inasumibles" y por ello cree "imprescindible" dotar a los trabajadores de la formación y herramientas necesarias para proteger su integridad física, una cuestión que las empresas "tienen muy abandonada".

ENFERMEDADES PROFESIONALES

Por su parte, durante el primer trimestre de 2023 se comunicaron en Cantabria 165 partes por enfermedad profesional, lo que supone un incremento del 106,25% (80 partes en 2022) con respecto a los comunicados durante el mismo periodo del año pasado. Por géneros, el 55,76% fueron de mujeres, suponiendo los hombres el 44,24% restante, ha informado CCOO.

El grupo II, el de las enfermedades causadas por agentes físicos, continúa siendo el grupo con más partes de enfermedad profesional declarados, el 78,05% del total. Muy lejos le siguen el grupo IV (inhalación de sustancias) y I (Agentes químicos) con el 1,83% cada uno.

Lombilla ha señalado que, aún con este aumento, la declaración de enfermedades profesionales "sigue siendo escasa", por lo que CCOO impulsará el desarrollo de los registros de empresas y trabajadores afectados por exposición a agentes cancerígenos y mutágenos recogidos en la Estrategia Cántabra de Seguridad y Salud en el Trabajo.

Comentarios