jueves. 08.12.2022

La Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE) ha pedido garantizar la igualdad de oportunidades de las personas sordas y "no dejar a nadie atrás" en el manifiesto publicado por el Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas, que se celebra el 14 de junio, y por el que edificios y monumentos se tiñen de azul turquesa (el color que identifica a la comunidad sorda) para dar visibilidad a este colectivo.

"La lengua de signos no deja a nadie atrás. Durante este tiempo de pandemia ha demostrado ser nuestro mejor aliado. Nuestra fuerza, acercando a familias que estaban lejos. Educando y entreteniendo a niñas, niños y jóvenes. Devolviendo la sonrisa a quienes se sienten solos. Tranquilizando a quién ha estado enfermo. Apoyando a quien perdió su trabajo. Combatiendo la incertidumbre. Ayudando a los más vulnerables, construyendo igualdad donde no la hay", comienza el manifiesto.

Así, define las lenguas de signos espñaolas como "lenguas aplaudidas, respetadas, lenguas únicas para las que hemos conseguido un amplio reconocimiento legislativo y social" ya que, como recuerdan, el colectivo necesita de ellas y piden "evitar que nadie, nunca más, intente menospreciarlas ni relegarlas a un injusto segundo lugar".

"El presente, el futuro de nuestro país, su reconstrucción social y economica, debe contar también con la lengua de signos para que nadie se quede atrás", reitera el manifiesto que reclama "la proteccón y preservación" de estas lenguas "a través de su incorporación en la Constitución Española y en la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias, así como la declaración oficial de las lenguas de signos españolas como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial.

También solicitan la creación de una normativa específica desde la perspectiva de los derechos lingüístico "porque de ellas dependen la igualdad de oportunidades y el cumplimiento de los derechos fundamentales" de este colectivo y "su pleno acceso a los servicios y recursos disponibles para el conjunto de la ciudadanía" o la Elaboración de una Estrategia Nacional sobre enseñanza, uso, protección y promoción de estas lenguas, entre otras cuestiones.

Por ello, la CNSE solicita un compromiso político y social con las personas sordas y la presencia de la lengua de signos española en las políticas públicas con el fin de que se tenga en cuenta para llevar a cabo la reconstrucción social y económica del país tras la pandemia provocada por el Covid-19.

En este sentido, la presidenta de la CNSE, Concha Díaz, ha exigido el cumplimiento de los derechos fundamentales de las personas sordas y su pleno acceso a la información, a la comunicación, y a los recursos y servicios disponibles para la ciudadanía, "para que nadie se quede atrás".

Díaz destaca que, pese al amplio reconocimiento legislativo y social con el que cuentan las lenguas de signos en España, "sigue habiendo quienes intentan menospreciarlas y relegarlas a un injusto segundo lugar", y denuncia la exclusión y el aislamiento a las que en los últimos meses se ha sometido a las personas sordas y sordociegas para quienes la lengua de signos es su lengua natural, al negarles su derecho a contar con interpretación en lengua de signos o videointerpretación.

Por ello, urge a que las administraciones públicas se apliquen en el cumplimiento de la legislación en materia de lengua de signos para que no se vulneren los derechos de sus usuarios, cuestión que, a su juicio, se ha puesto de relieve y acrecentado durante la pandemia, y reclama la creación de una normativa específica sobre las lenguas de signos desde la perspectiva de los derechos lingüísticos, ya que de ellas dependen la igualdad de oportunidades de este colectivo.

En lo que respecta a la educación, la entidad pide una Estrategia Nacional sobre enseñanza, uso, protección y promoción de las lenguas de signos españolas que asegure su aprendizaje y aplicación en el ámbito de la atención temprana y en el sistema educativo, y que reconozca el derecho del alumnado sordo y sus familias a elegir una educación bilingüe de calidad en la que las lenguas de signos sean también vehiculares y curriculares.

Por último, la CNSE insiste en la necesidad de garantizar su protección y preservación incorporándolas en la Constitución Española al mismo nivel que el resto de las lenguas, e incluyéndolas en la Carta Europea de las Lenguas Regionales o Minoritarias. "Las lenguas de signos nos necesitan tanto como nosotras, las personas sordas, las necesitamos a ellas", advierte su presidenta.

EDIFICIOS DE AZUL Y CAMPAÑA EN REDES

El Día Nacional de las Lenguas de Signos Españolas se adoptó en 2014 en Consejo de Ministros y, desde entonces, se conmemora cada 14 de junio porque ese mismo día de 1936 se constituyó la CNSE, entidad que junto a su red asociativa ha hecho posible que estas lenguas "sean valoradas en la sociedad".

Como cada año, edificios representativos de toda España se sumarán el próximo domingo 14 de junio a la celebración de este día, iluminando sus fachadas de azul turquesa, color que identifica a la comunidad sorda.

Por su parte, la CNSE y su red asociativa trasladarán la celebración a las redes sociales con el lema 'La lengua de signos no deja a nadie atrás', a través de talleres, coloquios y actividades en directo, y diversas iniciativas dirigidas a compartir la lengua de signos con la ciudadanía, promover su difusión, y normalizar su uso, actividades que se acompañarán con el hashtag #YoconlaLS.

 A través de Telegram también te acercamos la última hora de la información haciendo clic aquí.

Recuerda que puedes suscribirte a nuestro Boletín de Noticias de forma totalmente gratuita haciendo clic aquí.

Personas sordas piden "no dejar a nadie atrás" el Día de Lenguas de Signos Españolas...
Comentarios