jueves. 01.12.2022

Bruselas avisa de que nuevos datos no implicarán revisión "automática" del veto a pesca de fondo

A Mariña, Lugo. El reciente veto de la UE a la faena de los barcos arrastreros en más de 70 caladeros, aboca a centenares de barcos al paro forzoso y a un proyecto económico inviable. Representantes del sector exigen a las administraciones que recurran la euroorden y anuncian movilizaciones en defensa del sector. En la imagen, un barco de pesca sale a la mar en la Ria de Viveiro en la tarde del lunes 3 de octubre
A Mariña, Lugo. El reciente veto de la UE a la faena de los barcos arrastreros en más de 70 caladeros, aboca a centenares de barcos al paro forzoso y a un proyecto económico inviable. Representantes del sector exigen a las administraciones que recurran la euroorden y anuncian movilizaciones en defensa del sector. En la imagen, un barco de pesca sale a la mar en la Ria de Viveiro en la tarde del lunes 3 de octubre

La Comisión Europea ha avisado este lunes de que si bien está abierta a una revisión del veto a la pesca de fondo en 87 zonas protegidas del Atlántico recién impuesto ésta dependerá de los datos científicos que se conozcan el próximo 16 de diciembre y, en todo caso, "no llevará automáticamente" a una nueva decisión, sino que abrirá un proceso que no concluiría antes de la primavera del próximo año.

"La revisión anual no lleva automáticamente a un nuevo acto de ejecución. El reglamento sobre aguas profundas de 2016 obliga a la Comisión a actuar con base científica por lo que hay que esperar un nuevo dictamen científico", ha dicho el director general adjunto de la Dirección General del Mar de la Comisión Europea, Kestutis Sadauskas, en un debate con eurodiputados.

El funcionario --que ha sustituido en la comisión de Pesca de la Eurocámara al comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevicius, quien canceló su asistencia a última hora por una lesión en la rodilla-- ha precisado que los servicios comunitarios esperan un nuevo dictamen el "16 de diciembre" y que toda reevaluación conlleva unos procesos de consulta y estudio que dilatarían toda decisión al menos a "primavera de 2023".

Además ha remarcado que el veto se aplicará únicamente a partir de los 400 metros de profundidad, mientras que hasta ese nivel estará permitida tanto la pesca de fondo como otros tipos, y ello no por un cambio de parecer de Bruselas sino porque así lo establece el reglamento desde su inicio.

El representante comunitario ha querido también llamar a un debate "sereno" tras semanas de tensión, un comentario que no ha dirigido expresamente a nadie pero que se produce días después de que Bruselas corrigiera al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, cuando éste aseguró que la Comisión levantaba parte de la prohibición de pesca.

En su exposición, Sadauskas ha querido insistir en varias cuestiones clave del pulso con España e Irlanda, países que rechazan el veto, la primera de ellas defender que Bruselas "no ha cambiado ni podría cambiar" un "ápice" de lo que marca el reglamento de 2016 para aguas profundas que obliga a la UE a limitar las capturas en las zonas protegidas y que se ha basado estrictamente en los dictámenes científicos disponibles.

También ha remarcado que el reglamento de 2016 fue el resultado del acuerdo entre los Veintisiete y del Parlamento Europeo, por lo que la prohibición que ha entrado en vigor este domingo "no es una decisión política de la Comisión Europea", sino el resultado de las reglas negociadas por los dos colegisladores.

Una decena de eurodiputados, en su mayoría españoles de varios grupos políticos, han tomado la palabra para afear al Ejecutivo comunitario que no haya esperado a los datos científicos de este otoño-invierno antes de proceder a ejecutar la decisión, habida cuenta de que ya arrastraba cuatro años de retraso puesto que debía haber tramitado el primer acto de ejecución en 2018.

También han llamado a la "suspensión" inmediata de la medida hasta que la situación sea reevaluada a la luz de los informes más recientes y han planteado que los servicios legales de la Eurocámara estudien las posibilidades de recurso dado que, según sostienen eurodiputados del PP, PSOE, BNG y PNV, no se han realizado las evaluaciones de impacto socioeconómicas pertinentes.

EURODIPUTADOS PIDEN SUSPENSIÓN DEL VETO

El eurodiputado del Partido Popular Francisco Millán Mon ha criticado el uso de datos "desfasados" para armar la decisión de veto y que se haya diseñado una medida "de brocha gorda", al tiempo que ha reclamado la suspensión de la veda mientras llegan nuevos datos y criticado que tras años sin avances el Ejecutivo comunitario haya actuado ahora "con tanta prisa".

El socialista Nicolás González Casares, por su parte, ha considerado que el análisis de la Comisión Europea ha seguido un "sesgo muy claro" porque ha evitado una "verdadera consulta" al sector y ha criticado la "arbitrariedad" de Bruselas, poniendo como ejemplo que la prohibición afecte a la merluza de palangre pese a ser "de las más sostenibles del mundo".

La eurodiputada de BNG, Ana Miranda, a su ves, también ha reprochado que se incluya el palange en la veda pese a que "no hay informes científicos" que midan su impacto, al tiempo que ha puesto en duda que los expertos de la Comisión conozcan el arte de los palangreros mientras les mostraba un palangre pequeño que ha llevado a la sesión parlamentaria.

"Es una decisión injusta y desproporcionada", ha dicho Miranda, quien ha acusado a Bruselas de "marginar a la pesca por razones comerciales" y ha reivindicado que el palangre es un arte móvil que debe ser sacado de la lista de restricciones.

La eurodiputada del PNV, Izaskun Bilbao, se ha sumado a la exigencia de suspensión de la medida hasta contar con más datos en los próximos meses y ha criticado que desde el Ejecutivo comunitario no se atendiera a las peticiones de más información por parte de la comisión parlamentaria.

También ha remarcado Bilbao que la Política Pesquera Común obliga a realizar evaluaciones del impacto socioeconómico de las reformas y ha reprochado a Bruselas que, en este caso, "no existen y no le importa". Por ello ha pedido "mayor sensibilidad" con el sector.

SIN MARGEN PARA DISTINCIONES

Al término del debate, el representante de la Comisión Europea ha lamentado los "muchos malentendidos" que a su juicio se han dado en la interpretación del reglamento en España y ha defendido que los servicios comunitarios "no tienen ningún margen para establecer distinciones", por ejemplo, y dejar fuera de la prohibición el palangre.

También ha querido avisar a todos los que piden suspender la medida a la espera de nuevos datos de que "no hay garantía" de que las próximas opiniones científicas vayan a abogar por revertir el veto y que, en cualquier caso, abriría un proceso de consultas y análisis antes de que la Comisión planteara un nuevo acto de ejecución que modificara la situación. "Nos pondríamos en primavera", ha estimado.

Sólo la eurodiputada francesa de Los Verdes europeos Caroline Roose ha intervenido en apoyo del Ejecutivo comunitario durante el debate y ha lamentado que el resto de eurodiputados "critiquen a la Comisión por hacer su trabajo", habida cuenta de que aplica el reglamento adoptado por los Estados miembro y la Eurocámara.

Roose además ha justificado la veda en que se trata de proteger especies "que se recuperan muy lentamente" y están afectadas por "métodos de pesca muy destructivas".

Bruselas avisa de que nuevos datos no implicarán revisión "automática" del veto a pesca...
Comentarios