domingo. 03.07.2022

El director de Amnistía Internacional (AI) España, Esteban Beltrán, ha denunciado hoy en Santander que en los últimos años han aumentado las políticas de odio y demonizadoras por parte de gobiernos y algunas sociedades, en general, y en particular respecto al colectivo LGTBI.

En este sentido, ha advertido que estas políticas no son solo de dictaduras sino que tienen cierto apoyo de sociedades civiles en votaciones democráticas, como sería el caso de los Estados Unidos de Donald Trump, o de países como Brasil, Hungría, Turquía o Filipinas.

Al respecto, ha señalado que las personas que dirigen la política y crean opinión "propagan hábilmente discursos de odio y división", culpando a colectivos de los agravios económicos o sociales.

Beltrán ha subrayado que estas políticas "demonizadoras" quiebran el consenso "fundamental" alcanzado después de la II Guerra Mundial de que "todas las personas nacemos libres e iguales en dignidad y derechos". "Este consenso está en cuestión, porque cuando se demoniza a minorías religiosas, inmigrantes o LGTBI, se considera que hay seres humanos superiores a otros. Y ese es un discurso y una política preocupante".

"Nos jugamos la democracia, la igualdad, la libertad de expresión", ha alertado.

Así lo ha advertido el responsable de AI en una rueda de prensa que ha ofrecido hoy en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), junto con el profesor de la Universidad Libre de Bruselas, David Paternotte, a raíz de su intervención en el curso 'El camino del Arcoíris: retos urgentes para los derechos LGTBI'.

Beltrán ha indicado que hay 70 países que penalizan las relaciones homosexuales con cárcel o castigos físicos, y ha apuntado que, a pesar de que se han producido "ciertos avances" por ejemplo en Europa, África y Asia concentran casi la totalidad de estos estados.

Además, hay estados que fomentan las políticas de igualdad pero la violencia o los crímenes de odio en ellos son habituales, muchos en América, donde ha citado a Argentina, El Salvador, Haití, Honduras, Venezuela o República Dominicana. Brasil es el país del mundo "más mortífero" para personas trans.

En relación a este colectivo, entre enero de 2008 y noviembre de 2020, al menos 3.664 personas trans fueron asesinadas en todo el mundo.

Con todo, Beltrán ha advertido que Europa "tampoco se libra" de estos ataques en países como Croacia, Italia o Francia y más recientemente, Eslovaquia o Bulgaria.

Pese a todo, el director de AI ha sentenciado que en los Derechos Humanos, "los avances no son para siempre pero los retroceso tampoco".

Por su parte, Paternotte ha indicado que los derechos LGTBI se estudian poco en las universidades, por lo que ha agradecido la iniciativa de la UIMP.

El profesor ha explicado que en varios países, España entre ellos, hay actores que fomentan discursos de odio "con consecuencias reales" para el colectivo LGTBI. En este sentido, ha indicado que hoy un activista de Cantabria le ha comentado que "cada vez hay más hostilidad" en la comunidad autónoma y en Santander hacia ellos.

España es "líder" en avances respecto a este colectivo pero "hay actores religiosos políticos y de la sociedad civil que pretenden desmantelarlos", ha advertido.

Al respecto, ha considerado que los derechos LGTBI "todavía son frágiles y hay actores que trabajan activamente para desmantelarlos y España es un foco internacional. Hay organizaciones de este país que trabajan mucho para fomentar esto en América Latina", donde ha citado a Vox.

Al hilo ha asegurado que este hecho "también tiene un impacto aquí (en España) y poco a poco veremos lo que pasará en Castilla y León, pero ya se nota la influencia en Andalucía, por la legislatura precedente, y es un discurso real".

Además, según el profesor, también se banalizan ataques y discursos de odio "que hace años no se imaginaban aquí". Son cambios y retrocesos que se producen muy rápidamente y que no se sabe a dónde van a ir, pero "se ven en muchos países de la Unión Europea".

AI denuncia que en los últimos años han aumentado las políticas de odio de gobiernos y...
Comentarios