Pilar Adón: "Me gusta pensar que la novela es el hogar donde siempre hay personajes esperándome"

27/6/23  SANTANDER
uimp 
Martes Literarios
Pilar Adón, escritora

FOTO: Juan Manuel Serrano Arce
photo_camera 27/6/23 SANTANDER uimp Martes Literarios Pilar Adón, escritora FOTO: Juan Manuel Serrano Arce

La escritora Pilar Adón, ganadora de varios premios con su último libro 'De bestias y aves', ha confesado que cuando termina una novela se "embarca inmediatamente" en la siguiente para sentirse en su "hogar", aunque la combine con otros trabajos.

La también editora y traductora asegura que le "cuesta cambiar de rutinas", y cuando debe hacerlo le da "mucha seguridad llevar un libro en el bolso". "Me gusta pensar que la novela es el hogar en el que siempre hay alguien esperándome, siempre hay personajes que me esperan y es donde siempre tengo algo que aportar", ha dicho en un encuentro con los periodistas en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander.

Y es que Adón protagoniza esta tarde el segundo de los Martes Literarios de la UIMP --donde ya había participado hace unos años en los Cursos de Verano--, en el que se centrará precisamente en su novela a pesar de que también ha publicado poesía y en la actualidad está escribiendo relatos. Sin embargo, mientras se dedica a estos géneros y también a traducir, le gusta tener la narrativa "activa constantemente".

Se define a sí misma como una persona "controladora", a la que le gusta "tener el control" de sus obras y también de su día a día. Algo que, en cierto modo, refleja en sus libros como 'De bestias y aves' --Premio Francisco Umbral al mejor libro de 2022--, donde aborda el enfrentamiento entre el individuo y el grupo y su actitud para "salir airoso".

Y aunque "no sea ni por asomo una novela autobiográfica", esta historia esconde rasgos de su personalidad. "Los grupos me ponen muy nerviosa", ha confesado, explicando que probablemente por sus experiencias le interesaba explorar un tema como el que vive en este libro la protagonista, Coro, que se adentra en una comunidad formada por mujeres y "muy cerrada", donde cada una tiene ya su papel. Es ahí donde esta mujer descubre que cuenta con una serie de herramientas sociales "para sobrevivir".

De esta novela y en otras de Adón se desprende una visión feminista, que viene determinada por su "manera de entender el mundo como mujer", y su utilización de la naturaleza como "un personaje más" en sus narraciones o "un elemento para encerrar a los personajes", ya que ésta determina su forma de ser y de actuar.

Así, escoge casas aisladas, rodeadas de una naturaleza "hostil" y no una naturaleza "domesticada ni ajardinada". "No es igual estar en un piso o en una ciudad contaminada que en un lugar como estos", explica.

La escritora asegura que "todo su mundo gira en torno a los libros" y considera que la literatura española se encuentra en un momento "muy interesante". Además, no entiende que se "demonice" la lectura de los clásicos que se realiza en los colegios e institutos ni tampoco que se haga con los 'best seller'.

En este sentido, ha relatado que en su juventud leyó todo tipo de libros y "no le frustraron ni hicieron que dejara la literatura". "Leía absolutamente todo lo que había en la biblioteca de mi madre, siendo muy joven y sin enterarme absolutamente de nada", ya que era una colección "bastante limitada" y entonces "no había libros de rangos por edades", ha contado.

Es por ello que, en un contexto como el actual en el que ve "esencial fomentar la imaginación", cree que se debe "hablar de la lectura como la actividad más divertida, entretenida y culturizadora".

"MÁS LECTORA QUE AUTORA"

De hecho, asegura que se considera "más lectora que autora", y es por ello que su forma de escribir "implica bastante" al lector. "Es una manera de escribir que insinúa más que establece, y que abre caminos más que definirlos de una manera taxativa", señala.

Por ello disfruta de encuentros como el que protagonizará esta tarde en la UIMP, en los que charla junto a los lectores sobre sus trabajos, ya que entiende la literatura como un diálogo --"nunca como un monólogo-- que "se cierra de una manera perfecta" en este tipo de actividades.

"Disfruto mucho cuando el lector directamente viene y te consulta". "Es fascinante ver como el diálogo que implica la lectura se cierra de esta manera", subraya.