viernes. 19.08.2022

El cineasta cántabro Manuel Gutiérrez Aragón ha destacado que el hecho de que algunas de sus historias transcurran en su 'tierruca' no ha impedido que trasciendan fronteras. "A veces lo local es lo más universal, como han demostrado los americanos", ha dicho.

El director se ha pronunciado así en una entrevista para la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde ha participado en el curso 'Mario Camus, historias de papel y celuloide'.

Manuel Gutiérrez Aragón ha recordado a Camus, fallecido en septiembre de 2021, y cómo como desde sus inicios, ambos --formados en la Escuela de Cine de Madrid-- quisieron contar "sus historias en su tierra", lo que no ha impedido que sus trabajos lleguen lejos.

Así, ha puesto el ejemplo de la película 'La vida que te espera', que "claramente era una película pasiega". "Nos preguntamos si interesaría y me encontré en el Festival de Berlín con muchos colegas tuyos que decían que en sus países había gentes parecidas a los pasiegos".

Por otro lado, ha destacado el vínculo del cine de Mario Camus y la literatura. "Independientemente de si eran o no adaptaciones literarias, la literatura influyó mucho en el cine de Mario Camus", ha comentado. Aunque el celuloide de Camus es esencialmente conocido por adaptar obras como 'La casa de Bernarda Alba', la literatura influyó en todo su corpus cinematográfico.

Para Gutiérrez Aragón, tiene que ver con "una generación en la que la alimentación entre cineastas y escritores era en ambos sentidos". Además, "la generación de cineastas como Camus era muy lectora y los escritores de su época eran muy cinéfilos".

Y en cuanto a su situación, ha señalado que actualmente está "recopilando relatos antiguos" y que no tiene entre manos ningún proyecto vinculado al cine, pero no cierra la puerta. "Cuando me preguntan si lo he dejado definitivamente, digo que cualquiera sabe".

Manuel Gutiérrez Aragón también presentó en la UIMP el mediometraje documental 'Coloquio en la residencia' (2010) dentro de las actividades culturales, que se desarrollan en paralelo a los Cursos de Verano.

El film pone en escena la relación epistolar entre Lorca y Dalí en su época en la Residencia de Estudiantes. En pantalla se ve a dos actores que leen cada carta delante de un atril, "algo muy sencillo, casi teatral", y cuya idea surgió "leyendo las cartas de Dalí y Lorca que vi que era un intercambio casi coloquial entre los dos, una historia de amistad truncada", ha explicado el cineasta.

Gutiérrez Aragón fue quien descubrió a la actriz Ana de Armas, cuando le hizo una prueba para Una rosa de Francia. Su elección cambió la vida de la intérprete, que desarrolló una carrera exitosa en España antes de dar el salto a Hollywood con hitos como convertirse en Marilyn Monroe en Blonde, cuyo estreno está previsto para el 23 de septiembre en Netflix.

Manuel Gutiérrez Aragón pone en valor el cine de la 'tierruca': "A veces lo local es lo...
Comentarios