Fomento estudia una solución a los deslizamientos en el camino que une San Pedro de Rudagüera y Lloredo

La Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente está estudiando una solución técnica urgente para reparar los deslizamientos existentes en varios tramos de la calzada que une San Pedro de Rudagüera y Lloredo, en Alfoz de Lloredo, porque suponen "un peligro inminente" para la seguridad de vehículos y peatones.

Así lo ha avanzado el consejero del ramo, Roberto Media, quien ha visitado este viernes el municipio para comprobar cómo se están ejecutando las obras en este camino municipal, tras los argayos y desprendimientos de vegetación registrados en esta vía que obligaron a su corte total a comienzos de este año.

Estas obras de emergencia que tienen como objetivo reparar y consolidar, en tres tramos concretos, el talud de desmonte de este camino que permita garantizar unas condiciones de seguridad suficientes para su reapertura, según ha indicado el Gobierno en un comunicado.

Durante la inspección de estos trabajos, acompañado por el alcalde de Alfoz de Lloredo, Enrique Bretones, Media ha insistido en la importancia de actuar "cuanto antes" sobre estos derrumbes ante el riesgo que puede suponer para quienes circulen por este camino.

Junto al consejero y el alcalde, han visitado los trabajos la presidenta de Junta Vecinal de Rudagüera, Basi Guerra; y el subdirector general de Carreteras, Vías y Obras, Javier Largo.

CONSOLIDACIÓN DEL TALUD DE DESMONTE

Los trabajos de consolidación del talud de desmonte de este camino municipal fueron adjudicados a la empresa Tratucal SL, especializada en tratamientos del terreno, por un importe de más de 62.000 euros.

En concreto, la actuación comenzó con la limpieza de los materiales sueltos en tres zonas del vial donde se han localizado materiales rocosos sueltos y con peligro de desprenderse y caer a la vía.

Además, se ha procedido a la retirada de árboles de la calzada y a la tala y desbroce de vegetación y maleza existente en el talud en zonas localizadas.

La actuación conllevará también la colocación de una malla de triple torsión reforzando con bulones tramado de cables, y el proyecto incluye además la reposición del firme y la barrera de seguridad dañados por la caída de las piedras.