jueves. 29.09.2022

La consejera de Sanidad, María Luisa Real (PSOE), ha asegurado que están "avanzando" las negociaciones con los colectivos convocantes de la huelga del personal de las urgencias extrahospitalarias de Atención Primaria para la Semana Santa y algunos días en mayo y se ha mostrado "plenamente convencida" de que finalmente no la habrá.

Así ha respondido al ser cuestionada por las conversaciones que está llevando a cabo la Consejería y el Servicio Cántabro de Salud para intentar evitar los ocho días de huelga en abril y mayo que han convocado la Asociación Servicio de Urgencias de Atención Primaria de Cantabria (aSUAP) y la organización sindical Agrupación de Trabajadores Independientes (ATI) en protesta por la reestructuración de la Atención Primaria que se va a llevar a cabo.

De hecho, ayer, martes, se celebró una Mesa Sectorial para intentar buscar una salida a este conflicto.

En declaraciones a los medios, Real ha señalado que la Consejería y el Servicio Cántabro de Salud, "como han hecho siempre durante estos cuatro años, viene hablando con todos los sindicatos" y "alcanzando acuerdos con todos", con el objetivo de --ha dicho-- "mejorar la asistencia sanitaria, la accesibilidad de los pacientes" y el "respeto de todos los derechos laborales" de los profesionales sanitarios.

La consejera se ha mostrado "segura" de que se llegará "a un acuerdo" y la huelga se va a desconvocar.

En concreto, la huelga ha sido convocada para los días 18, 19, 20, 21, 22, 29 y 30 de abril, y el 1 de mayo, en las jornadas de 16 o 24 horas, según la distribución de su jornada laboral habitual en esos días.

De esta manera, se desarrollará entre las 9 y las 21 horas de los días 18, 19, 20, 21 y 22 de abril y 1 de mayo, y entre las 17 y las 21 horas de los días 29 y 30 de abril.

El motivo de la convocatoria de huelga es, según explicaron cuando la anunciaron, poner de manifiesto la protesta de los profesionales del SUAP ante "la falta de solución" por parte de la Administración sanitaria a los problemas laborales reiteradamente planteados por aSUAP y ATI.

Concretamente, los convocantes muestran su "frontal rechazo" al cambio horario "impuesto" por la Administración a partir del 1 de mayo, que pasará a ser de las 15 a las 8 horas del día siguiente, en lugar del actual de 17 a 9 horas y que conlleva "la penosidad añadida" de que se incrementa la jornada laboral en una hora adicional de trabajo.

Además, se quejan de la planificación de la absorción de la demanda en los SUAP, exigen mejoras en las condiciones de trabajo y de seguridad y la adecuación de plantillas en cuanto a contratación de refuerzos, retenes, celadores, etcétera, en base a "necesidades objetivas".

Real, "convencida" de que no habrá huelga en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria
Comentarios