Okuda triunfa en Estados Unidos pintando el segundo mural más grande del país

okuda-eeuu

El artista cántabro Okuda San Miguel acaba de firmar su obra más imponente, y la segunda de todo Estados Unidos. Okuda ha estado trabajando y ha impreso con su particular estilo colorido (que ya disfrutamos en varias obras en nuestra región) unos silos junto al río en la ciudad de Saginaw, en Míchigan, Estados Unidos.

El hito no es cosa menor. De hecho, la obra inaugurada este junio en la ciudad norteamericana, oficialmente bautizada como ‘Shine Bright Saginaw Mural Project’ es ya el segundo mural más grande de todo Estados Unidos, y siendo superado sólo por uno situado en Toledo, Ohio.

Okuda transformó un complejo de silos arruinado de 6500 metros cuadrados en un lugar lleno de luz y color. 19 días de trabajo en plena primavera y hasta 45 metros de altitud para rematar un enorme proyecto internacional formado por un equipo de diez artistas que han acompañado al cántabro.

Casi un mes de pintado, pero cinco años desde que nació el proyecto, que nació de la cabeza de los coorganizadores Mark Flegenheimer y Larry Preston, nativos de Sginaw. Buscaban dar color a la ciudad, y Okuda, uno de nuestros artistas más emblemáticos, sabe dar color con su particular estilo.

okuda
Okuda en Saginaw, Míchigan, Estados Unidos

La obra luce con colores verdes, amarillos, naranjas y hasta rosas, y Okuda considera esto como “una obra de arte viva que generaciones futuras verán de una manera que los espectadores en 2024 no pueden ver. Dentro de 100 años, quizá sientan algo diferente de lo que sentimos ahora, porque el arte es diferente para todos”, dijo el español a los americanos.

Un esfuerzo que ha costado 750.000 dólares y que ha incluido una campaña de recaudación de fondos con el objetivo de reemplazar la reputación de los silos envenjecidos, que durante años fueron vistos por los vecinos como una “monstruosidad” debido a la superficie metálica oxidada de las estructuras. Ahora lucen vivos y coloridos.

Los norteamericanos están impresionados con el trabajo: “Es simplemente maravilloso”, y creen que “atraerá mucha gente simplemente para verlo”, cuentan algunos testigos de la inauguración a medios locales.

En Cantabria bien sabemos lo que es el patrimonio de Okuda. Aquí, el artista urbano ha dado color a muchos lugares emblemáticos, y que a la postre se han convertido también en turísticos, como el faro en el cabo de Ajo, los cuatro murales en Santander, el oso de Okuda en Reinosa, la capital campurriana, o las distintas obras en su Miengo natal.