sábado. 13.08.2022

Desde hace doce años, cada 9 de marzo se conmemora en España el Día de las Personas Desaparecidas sin Causa Aparente. Un drama que, junto al protagonista de la desaparición, se ensaña sobre su entorno. Familiares y amigos arrasados por la zozobra de una ausencia que, por desgracia, en algunos casos, no se resuelve jamás. 

SOS Desaparecidos es una ONG que realiza una labor encomiable para dar difusión a cada caso y activar los operativos de búsqueda. Nerea Cachorro (Bilbao, 1970) es su coordinadora en Cantabria, y con ella analizamos el día a día de una labor encomiable.

¿Qué es una persona desaparecida?

El Consejo de Europa desde el año 2009 define que "la persona desaparecida es la persona ausente de su residencia habitual sin motivo conocido o aparente, cuya existencia es motivo de inquietud o bien que su nueva residencia se ignora, dando lugar a la búsqueda en el interés de su propia seguridad y sobre la base del interés familiar o social”.

Hoy 9 de marzo es el día de las Personas Desaparecidas sin Causa Aparente

No es un día de celebración, no es un día de reivindicación. Es un día para la solidaridad, la sensibilidad y aunar esfuerzos en común para seguir avanzando y mejorando en  todo lo concerniente a las personas desaparecidas. Respecto a ellas, no sabemos en qué circunstancia están. Si están vivas o no. Si sufren o no. Pero sí sabemos el día a día de sus  familias. Y sabemos que no viven, que sobreviven. Todas tienen algo en común, dicen que el reloj se para en el momento  de la desaparición, la vida se para en ese instante, y aprenden a sobrevivir”. 

En los últimos tiempos proliferan las desapariciones de menores. ¿Alguna explicación?

Depende de la tipología del caso . Están los menores de los Centros de Menores, donde los hay que no están contentos con el centro, otros que tienen una relación complicada con quienes han sido desprovistos de su tutela… En este caso, diría que habría que analizar por qué se dan con tanta reiteración este tipo de conductas.  Si hablamos de adolescentes que viven en sus familias, creo que es un poco por la rebeldía de la edad.

Una rebeldía que genera una alarma social

A nivel de SOS Desaparecidos nos hacen daño, en el sentido de la gente se cansa. Nosotros funcionamos en base a la difusión, si constantemente estamos viendo chavales jóvenes ,que desaparecen y vuelven, incluso con reincidencia… pues a veces percibimos que la gente deja de compartir esa búsqueda. Y esto nos hace mucho daño, porque luego cuando tenemos un caso de alguien joven cuya desaparición no tiene que ver con esta situación de rebeldía, la gente tampoco comparte. En ese sentido nos perjudica.  Y no sólo eso…

Explíquese

Tuvimos un caso en Cantabria de una menor que se escapó por rebeldía, y era reincidente. Pero en esos días en los que estuvo escapada, sufrió una violación. La encontraron ensangrentada. Aunque sea por rebeldía, aunque sean inconscientes, entran en una situación de peligro, y por eso debemos respaldar toda solicitud de búsqueda. 

¿Qué otro perfil os preocupa?

Nos preocupa muchísimo el tema Alzheimer. Cuánto mayor desaparece y no se le vuelve a encontrar. Ayer en concreto han encontrado el cadáver en Carrión de los Condes (Palencia) de un señor con Alzheimer que había desaparecido dos meses atrás. Se había escapado de la Residencia de Mayores. Es muy preocupante este perfil. Yo a familiares de personas con indicios de demencia o Alzheimer les recomiendo los geolocalizadores. Hay que poner remedio desde que tengamos indicios de esa situación. Porque aunque no sea constante, en esos momentos en los que la persona tiene indicios de desorientación, la puede liar. Y es muy difícil encontrarles. Si acceden a un entorno no urbano, es muy difícil dar con ellos. Se quedan tumbados y casi les estás pisando y no les ves. 

¿Cómo debemos actuar ante una ausencia no voluntaria?

En el momento en el que notamos que alguien no está a la hora que tiene que estar, en el sitio que tiene que estar. No sabemos si esa ausencia es voluntaria o no. Sencillamente, no está. Yo lo primero que recomiendo es ir a poner una denuncia ante la Guardia Civil o la Policía Local. Luego, ponerse en contacto con SOS Desaparecidos, para que nosotros realicemos una alerta con todos los datos posibles, y empezar a difundir lo máximo posible. Nosotros lo hacemos automáticamente a nivel regional y a nivel nacional. E incluso en ciertos casos a nivel internacional. A partir de ahí, confiar en que alguien le localice y dé aviso a la polícia o nos avise a nosotros, en cuyo caso, contactamos con las Fuerzas de Seguridad, y en ocasiones también con la propia familia. Pero el protocolo es denuncia y difusión. 

En Cantabria nos han sobresaltado casos sin resolver como los de Alejandro Mencía, Arturo Lavid, Carlos Revilla…  ¿Qué ocurre cuando se levanta el operativo de búsqueda?

Lo primero es la desolación de cara a las familias, que tienen la sensación de que se les abandona. Yo tengo mucha fe en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, porque ellos siguen investigando. A veces no obtienen resultados, porque no hay pistas nuevas, no hay indicios, no tienen por dónde tirar. Yo confío plenamente en ellos. ¿Que aparezcan los desaparecidos? No siempre. Actualmente hay más de 5.000 desaparecidos en España. 

¿Qué se podría mejorar?

Muchas cosas. Por ejemplo, no entendemos que no se crucen determinadas bases de datos entre sí. Hay fallecidos en las morgues,  y no se contrastan con las denuncias por desaparición. Y hay casos como el de un joven que llevaba diez años enterrado como persona desconocida, y nadie había contrastado esa información con las personas desaparecidas. 

¿Qué demandan las familias?

Las familias necesitan ver que no se ha olvidado su caso. Las familias también necesitan que se les escuche. Buscan desahogarse. Y necesitan que alguien les pueda entender. Se sienten muy solos. Y es comprensible.  Una frase que escuchamos mucho es… ¿Por qué el caso de Diana Quer estaba todo el día en la televisión y el caso de mi hijo (de mi hermano, de mi marido, de mi sobrino….) no lo está? Es una gran incógnita. Pero desgraciadamente también tiene que ver con el morbo. No suscita el mismo interés mediático la desaparición de una persona con Alzheimer. Y luego está por dónde discurre la actualidad informativa. Estos días todo lo copa Ucrania, y son malas fechas para que alguien desaparezca. Yo en Cantabria no me quejo de la cobertura de los medios. Se hacen eco de lo que les envío. Le estoy muy agradecida a Edu, de IFOMO, que se vuelca con nosotros.  También estoy muy agradecida a la colaboración de personas anónimas, como un jubilado que difunde todas las alarmas incluso con más alcance que el nuestro.  

Un mensaje final

Insistir. Hoy es un día de solidaridad. De que toda la sociedad nos solidaricemos con los desaparecidos y, sobre todo, con sus familias. Que les demos nuestro apoyo y que unamos nuestras fuerzas y recursos, tanto a nivel particular como institucional , para que las cosas mejoren. Que haya más psicólogos, más criminólogos, más investigadores, que se creen más recursos. Ahí está la clave. Interés todos tenemos, pero hacen falta medios. Y respecto a los medios de  comunicación, destacar que no cuesta nada, son 30 segundos poner una ficha, compartir una imagen. Pero es tan valiosa esa información, que puede ayudar a esclarecer esa desaparición. Hay sitios donde los taxistas llevan la imagen de los desaparecidos. O en los cajeros automáticos. Todos podemos ayudar.  

“Las familias de personas desaparecidas no viven, sobreviven”
Comentarios