viernes. 30.09.2022

La Guardia Civil de Cantabria ha detenido a tres jóvenes, uno de ellos menor de edad, cuya actividad delictiva evolucionó desde la sustracción de baterías en un punto limpio, hasta el robo con fuerza en establecimientos de hostelería, pasando por el hurto de baterías instaladas en camiones.

Con esta intervención, iniciada en febrero, el instituto armado da por esclarecidos dos robos con fuerza en el punto limpio de Maliaño, el hurto de 15 baterías de camiones estacionados en Pontejos, El Astillero y Entrambasaguas, y seis robos con fuerza en bares de Renedo de Piélagos, Parbayón, Revilla de Camargo, Lierganes, La Cavada y Vioño de Piélagos.

Los detenidos, con diferentes implicaciones en los hechos, son dos vecinos de Muriedas y Maliaño, de 18 y 22 años, así como un menor de 16 años de edad.

La investigación comenzó el pasado mes de febrero cuando se detectaron robos de baterías en el punto limpio de Maliaño. Se averiguó que detrás de los mismos podían estar tres jóvenes que se desplazaban en un determinado vehículo.

Durante los meses de febrero y marzo se denunciaron diferentes sustracciones de baterías instaladas en camiones estacionados en las localidades de Pontejos, El Astillero y Entrambasaguas. En total se sustrajeron 15.

Dada la coincidencia en el tiempo y lo sustraído (baterías), los investigadores sospecharon que podían estar ante los mismos autores, lo que condujo nuevamente al vehículo sospecho y a una chatarrería donde se podían estar vendiendo las baterías, en la que se recuperaron seis.

Durante una noche a finales de marzo se produjeron tres robos con fuerza en bares de Renedo de Piélagos, Revilla de Camargo y Parbayón, esté último en grado de tentativa, de donde se sustrajeron diferentes efectos y dinero tras haber roto los cristales o forzado cerraduras.

La noche del pasado lunes, 1 de abril, se cometieron otros dos robos en bares de Liérganes y La Cavada, igualmente tras forzar la puerta o romper los cristales, donde además de dinero se sustrajeron botellas de whisky y aceite.

El citado vehículo se interceptó en las localidades de Camargo y Maliaño, y en ambos casos se encontraron diferentes efectos, como una caja con dinero o botellas de whisky y aceite, además de herramientas que se pueden utilizar para cometer delitos. En esos momentos, la Guardia Civil no tenía aún constancia de los robos.

Estos hallazgos clarificaron a los agentes que estaban ante los presuntos autores de los robos en establecimientos, coincidentes con los de las baterías.

En la madrugada de este martes 2 se vio al vehículo señalado saliendo a gran velocidad de Vioño de Piélagos. Fue interceptado en Revilla de Camargo, tras haber arrojado sus ocupantes diferentes efectos a un contenedor de basura, en el que los guardias encontraron tolvas de máquinas.

En ese momento se encontraban en el vehículo dos de los sospechosos, que portaban más de 3.200 euros.

Posteriormente los agentes supieron que esa noche se había cometido otro robo con fuerza en un bar de Vioño, donde además de dinero, habían sustraído las tolvas de las máquinas recreativas y de tabaco.

Esa noche se detuvo a los dos ocupantes del vehículo y en la mañana del mismo día 2 fue detenido el tercero de los sospechosos en la localidad de Arce.

Los detenidos mayores de edad han pasado hoy a disposición del Juzgado de Guardia de Santander. La operación ha sido desarrollada por efectivos de la Guardia Civil del Puesto Principal de Camargo y del Grupo de Delitos Contra el Patrimonio de la Policía Judicial de Cantabria.

Detenidos tres jóvenes que pasaron de sustraer baterías a robar en bares
Comentarios