martes 7/12/21

El Instituto de Investigación Valdecilla (IDIVAL)avanza en el estudio de una nueva terapia para evitar el fallo hepático en trasplantes con órganos de donantes mayores.

La técnica, basada en el silenciamiento de la proteína MCJ, "abre una ventana terapéutica" que puede ayudar a disminuir la tasa de disfunción temprana de los órganos trasplantados, ha informado el Gobierno de Cantabria en nota de prensa.

Según explica, la escasez de órganos para trasplantar conlleva que se tenga que recurrir a donantes de mayor edad o con factores de riesgo como la presencia de esteatosis hepática (acumulación de grasa en el hígado). Una solución que ofrece muy buenos resultados postrasplante, pero que incrementa la probabilidad de disfunción temprana del hígado, frente a las ventajas que ofrece el hígado de un donante joven y sano.

Por eso, el IDIVAL, en un estudio liderado por el laboratorio de Liver Disease en CIC bioGUNE y que se ha publicado en la presitigiosa revista médica Hepatology, acaba dar a conocer una nueva terapia que demuestra los efectos del silenciamiento de la proteína MCJ en modelos preclínicos de isquemia y reperfusión y regeneración hepática.

El trabajo se ha centrado en animales comprometidos metabólicamente, con hígado graso y envejecimiento, tal y como ocurre hoy en día en la clínica del trasplante hepático.

El coordinador autonómico de trasplantes, Eduardo Miñambres, ha explicado que la contribución concreta del Hospital Valdecilla a esta investigación consiste en aportar un modelo preclínico en humanos, a partir de las muestras séricas y biopsias de hígados de donantes fallecidos por parada cardiorrespiratoria.

"A los fallecidos se les aplicaron técnicas de oxigenación con membrana extracorpórea (más conocidos como dispositivos ECMO, por sus siglas en inglés), para reperfundir portmortem los órganos abdominales, y con ello mejorar el rápido deterioro que se produce tras la muerte del paciente", ha relatado. Este tipo de terapia con dispositivos ECMO mejora de forma "muy importante" la calidad del hígado una vez trasplantado.

Unos avances "de vital importancia" por cuanto el trasplante de hígado es, hoy por hoy, el único tratamiento curativo para la insuficiencia hepática aguda y la enfermedad hepática terminal.

Además, en las últimas décadas, su principal limitación es la escasez de órganos disponibles, por lo que es muy importante explorar, tal y como reflejan los últimos hallazgos, todas las posibilidades posibles para ampliar los criterios para el uso de órganos, incluyendo los de donantes de edad avanzada o de fallecimiento por muerte cardiaca.

"Esta investigación es un ejemplo más de la gran actividad científica que en los últimos 5 años han llevado a cabo la Unidad de Coordinación de Trasplantes y los equipos trasplantadores" de Valdecilla, "que ha crecido de forma exponencial, tal y como reflejan las publicaciones en revista de científicas de muy elevado impacto", ha señalado Miñambres.

El Hospital Universitario Marqués de Valdecilla tiene una "enorme experiencia" en el uso de órganos procedentes de donantes en asistolia y ha sido "pionero" a nivel nacional en la expansión de este tipo de donación. De hecho, en 2015, fue el que realizó el primer trasplante en España de un páncreas de donante en asistolia y, en 2016, repitió "hito", convirtiéndose en el primer hospital en realizar un trasplante combinado de hígado y riñón procedente de este tipo de donantes.

Y el año pasado, en plena pandemia, Valdecilla realizó su primer trasplante cardiaco de donante en asistolia utilizando los dispositivos ECMO, convirtiéndose así en uno de los 14 centros en el mundo que hasta la fecha han realizado este tipo de intervenciones.

Valdecilla avanza en una nueva terapia para evitar el fallo hepático en trasplantes con...
Comentarios