sábado. 13.08.2022

La Unidad de Guías Caninos de la Jefatura Superior de Cantabria se despide este mes de uno de sus agentes y de cuatro de sus perros policías, con motivo del paso a la situación de segunda actividad del policía y de la jubilación de los canes.

Así, según han informado fuentes policiales, el agente, José Antonio, con 33 años de servicio en diferentes puntos de España, los últimos 23 prestados en Cantabria, se retirará junto con sus dos últimos compañeros caninos Fany y Wifi.

Fany es una hembra de raza Labrador, de color chocolate, que cumplió diez años el pasado 15 de mayo. Es especialista en la detección de drogas, billetes de curso legal y armas.

Durante su vida profesional ha realizado multitud de servicios en los que se han aprehendido diversas cantidades de droga y dinero, destacando el hallazgo de 40.000 euros ocultos en el interior de un vehículo, en una operación policial realizada el año pasado.

Wifi es un perro de 9 años de raza Border Collie, de color blanco y negro, especialista en la detección de explosivos. A parte de su trabajo policial, ha participado en eventos de representación y exhibiciones caninas en centros docentes de Santander y Torrelavega, por lo que es muy querido por muchos escolares. En varias ocasiones se le ha podido ver en tweets publicados en Twitter de la Policia.

Además, también se despiden de la Unidad otros dos agentes caninos, Nuez y Vera, hembras de la raza Pastor Belga de Malinois, que celebrarán su octavo cumpleaños este mes de julio.

Nuez está especializada en la detección de drogas, billetes de curso legal y armas. Ha realizado multitud de servicios en operaciones policiales en las cuales se ha logrado incautar dinero y sustancias estupefacientes.

Para su retiro, su guía ha escogido a una familia que se adapta a sus necesidades y reúne las condiciones adecuadas para su cuidado, con la que podrá disfrutar de su jubilación tras los años de servicio prestados en la Policía.

El relevo de esta perra lo toma Civa, una hembra de Pastor belga Malinois de año y medio que ya se encuentra dando los primeros pasos en el adiestramiento y se dedicará a la misma especialidad que su antecesora.

En esta ocasión, la perra ha sido adquirida por la Sección Operativa Central de Guías Caninos en Madrid, donde llevan a cabo una selección de canes tras realizar todo tipo de pruebas que garantizan su idoneidad para el trabajo policial.

A Vera la vocación policial le viene de familia, ya que su padre es un perro perteneciente a los Guías Caninos de la Policía Nacional y su madre una perra de otro cuerpo policial.

Vera comenzó su andadura profesional dentro de la Policía Nacional con seis meses, pudiendo demostrar su gran capacidad como especialista en la detección de drogas, billetes de curso legal y armas.

Además de participar en operaciones policiales contra el tráfico de drogas, también ha destacado por protagonizar múltiples exhibiciones caninas en diferentes eventos solidarios y en centros docentes.

Vera ha sido madre de siete cachorros, formando parte todos ellos, de la Unidad Especial de Guías Caninos en distintas plantillas de España. Dos de sus hijas, Dakota y Roxy, prestan servicio en la Unidad de Guías Caninos de Cantabria con el mismo guía.

Vera disfrutará de la jubilación con su guía canino (que sigue en activo y trabajando con Dakota y Roxy), y la familia de éste.

La Unidad de Guías Caninos de Cantabria se despide de cuatro perros por jubilación
Comentarios