jueves 19/5/22

Cantabria ha tramitado hasta la fecha unas 600 solicitudes de asilo de ciudadanos ucranianos de las 1.097 recibidas en total en dependencias de la Policía Nacional desde que comenzó la guerra, al tiempo que ha escolarizado a 264 niños en 87 centros de la región.

Además, la comunidad ha entrado en una "fase de estabilización" puesto que ya no llegan tantos refugiados como en las primeras semanas del conflicto, sino que lo hacen de una forma "mucho más puntual". A su vez, está habiendo también una salida "moderada", ya que algunos se mueven a otras comunidades autónomas donde tienen familiares o amigos, o incluso algunos de los hombres que han venido se vuelven a su país --aunque la mayoría son mujeres--.

Por ello, la reunión de este martes del Comité de Coordinación de Ayuda Humanitaria y Refugio a Ucrania ha acordado dar comienzo a una segunda fase en la atención de las personas desplazadas que se encuentran en Cantabria, marcada por medidas que garanticenla capacidad de acogida y el desarrollo de su vida en la región.

Entre ellas se encuentra la reubicación en albergues o pisos de alquiler de aquellos refugiados que actualmente se encuentran alojados en instalaciones hoteleras de cara a la llegada de la épocaestival, y también se explorará la iniciativa que desde el Gobierno de España ya se ha implementado en algunas comunidades autónomas a través de la Fundación La Caixa.

Esta organización se alineará con las directrices que se establezcan desde la Unión Europea y el Gobierno de España, y con la actuación coordinada desde las diferentes áreas del Ejecutivo regional implicadas, como Sanidad, Educación, Servicios Sociales yCooperación.

Así lo ha dicho el vicepresidente cántabro y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, en declaraciones a los medios al término de la segunda reunión del Comité de Coordinación de Ayuda Humanitaria y Refugio a Ucrania celebrada este martes, en la que también han participado los consejeros de Educación, Marina Lombó, y de Sanidad, Raúl Pesquera, así como representantes municipales a través de la FEMP, de la Coordinadora Cántabra de ONGs y de las ONGs que forman parte del sistema de acogida en Cantabria: Cruz Roja, Movimiento por la Paz y Nueva Vida.

En el encuentro, Zuloaga ha comunicado la aprobación hoy del reglamento europeo que permitirá activar los fondos que financiarán la acogida de personas desplazadas, de forma que los gastos derivados de la acogida y atención no van a suponer ningún coste adicional en las arcas del Gobierno ni de los ayuntamientos.

Como ha dicho el vicepresidente, Cantabria "no está priorizando el ahorro", sino que está buscando que la acción humanitaria sea "eficaz y eficiente", garantizando que quienes lleguen puedan desarrollar sus derechos y tengan la solvencia para "vivir dignamente como personas desplazadas de un frente bélico como éste", así como la posibilidad de volver a su país cuando termine la guerra o fijar su vida en España.

Ha recordado que el itinerario desde la llegada de refugiados abarca la tramitación del permiso de residencia y trabajo, tarjeta sanitaria, escolarización en su caso y el desarrollo de todos sus derechos.

En cuanto al balance de la primera fase de acogida a desplazados de Ucrania, 380 personas están actualmente bajo el amparo de Cruz Roja, a las que se suman las acogidas a nivel particular por las familias.

El vicepresidente también se ha referido a la escolarización de 264 menores, un dato variable sujeto a la llegada de más niños y a la movilidad de las familias dentro de la región. En este ámbito, ha puesto en valor el esfuerzo del colectivo educativo parar asumir la atención de estos menores, especialmente en zonas como la del albergue de Solórzano, donde los centros cercanos están asumiendo "una situación de estrés al escolarizar a muchos más de los que tenían previstos al inicio del curso".

Por ello, la Consejería de Educación está haciendo un esfuerzo para reforzar las instalaciones y el personal y para "superar la barrera del idioma".

En esto se está trabajando también en el ámbito sanitario y en los consistorios. De hecho, recientemente se ha iniciado un servicio de traducción telefónica para los servicios sociales de los ayuntamientos.

Además, se han puesto en marcha un servicio de apoyo en colaboración con el Colegio de Psicología, dado que los refugiados llegan "con la moral por los suelos" y sobre todo son mujeres, muchas de las cuáles han dejado a parte de su familia en Ucrania, por lo que se les hace un seguimiento.

Cantabria ha tramitado 600 solicitudes de asilo de casi 1.100 presentadas
Comentarios