sábado. 24.09.2022

Investigadores del Grupo de Magnetismo de la Materia (MagMa) de la Universidad de Cantabria (UC) están trabajando en dos proyectos que aprovechan las propiedades magnéticas de los materiales para introducir mejoras en sistemas de diagnóstico y tratamiento del cáncer, entre otras aplicaciones posibles, utilizando nanotecnología.

Tanto César Moreno como Elizabeth Martín presentaron sus avances más recientes en el Congreso Internacional 'Nanomaterials Applied to Life Sciences' (NALS2022), celebrado del 27 al 29 de abril en Santander, ha informado hoy la UC en un comunicado.

Moreno es doctor por la Universidad Autónoma de Barcelona y se incorporó recientemente a la UC como investigador Ramón y Cajal. Su línea de investigación aborda la síntesis de nanoestructuras de grafeno, material laminar comúnmente obtenido a partir del grafito (como el de las minas de los lápices) y cuyas características de ligereza y dureza lo hacen idóneo para diversas aplicaciones nanotecnológicas.

El avance logrado ahora, que recoge la prestigiosa publicación 'Advanced Materials' llevándolo a su contraportada, es fruto de una colaboración con el Instituto Catalán de Nanociencia y Nanotecnología y la Universidad de Santiago de Compostela-CIQUS.

Consiste en un novedoso método para crear nanoestructuras de tiras de grafeno, con precisión atómica y utilizando átomos de diferente naturaleza -basados en nitrógeno además de en carbono-. Estos materiales podrían aplicarse para desalinizar agua, en células solares y también para fabricar biosensores avanzados que permitan detectar cáncer en estadios precoces. "La precisión se traduce en tiempo y en poder aplicar una terapia en estados iniciales, lo cual es clave en el cáncer", ha señalado Moreno.

Es la misma tecnología que se aplica en el proyecto europeo LEGOCHIP, liderado por el científico y orientado a la detección temprana del cáncer de piel con una plataforma basada en grafeno y dispositivos nanofotónicos.

EQUIPAMIENTO AVANZADO

Para todo ello se utiliza un equipamiento científico muy concreto que acaba de instalarse en la Facultad de Ciencias de la UC gracias a una donación de la Universidad de Zaragoza, y que pronto estará operativo: se trata de un microscopio de efecto túnel que reproduce condiciones de ultra alto vacío (las que se dan en el Universo), "muy importantes a la hora de sintetizar estos materiales".

Existen muy pocos microscopios similares en España y en el mundo solo los tienen, además de varios países europeos, Estados Unidos, Japón, Corea y Australia. Contar con este equipamiento "te pone en el mapa y en la posición de optar a proyectos competitivos", ha dicho el investigador.

Con esta línea de trabajo, se combina la ciencia más básica -en este caso la nanotecnología, ver la materia a escala atómica- y la aplicada: implementarlo en un biosensor fotónico para analizar muestras clínicas reales.

Su equipo tiene otra colaboración con un grupo de la Universidad de Manchester en la que se utiliza esta tecnología para filtrar la sangre, separando de las muchas sustancias presentes en el plasma las que específicamente se dan en el melanoma.

GUIANDO BACTERIAS

La investigación que desarrollan Elizabeth Martín Jefremovas y Javier Alonso Masa en el Grupo MagMa, en colaboración con la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), es diferente pero también tiene aplicación en cáncer, en este caso en su tratamiento.

Trabaja con las bacterias magnetotácticas, que se pueden alinear y guiar aplicando un campo magnético, que se están intentando emplear, a modo de nanorrobots, para el transporte guiado de fármacos y también para la eliminación de células cancerígenas a través de una técnica llamada hipertermia magnética.

El objetivo de la investigación de la UC y la UPV-EHU es "conseguir tener en una misma bacteria un agente que pueda tanto tratar cáncer como otros propósitos.

La presentación que Elizabeth Martín Jefremovas realizó de estos estudios en el Congreso Internacional NALS2022 fue premiada como mejor comunicación oral del encuentro. El trabajo será además portada principal del número 12 de la revista 'Nanoscale Advances'.

La UC trabaja en nanotecnologías con aplicaciones en diagnóstico y tratamiento del cáncer
Comentarios