"Preocupación" e "incertidumbre" en el Puerto y Brittany Ferries por el nuevo sistema de entrada y salida de fronteras

La duración de los controles podrían alargarse y afectar a los tiempos de escala de la compañía

El Puerto de Santander y Brittany Ferries han mostrado su "preocupación" e "incertidumbre" ante el nuevo sistema de entrada y salida (SES) de fronteras de la Unión Europea (UE), que entrará en vigor en noviembre y que requiere de controles de huellas dactilares y biometría facial, y que podría afectar a la operatividad de las líneas de la compañía aumentando los tiempos de escala, por lo que han pedido soluciones concretas al Ministerio del Interior ante lo que prevén puede ser "un grave problema" para el puerto cántabro.

Así lo han denunciado este jueves el director de Brittany Ferries en España, Roberto Castilla, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander (APS), César Díaz, en declaraciones a los medios.

El SES es nuevo sistema informático automatizado para registrar a los viajeros de países no miembros de la UE a través del reconocimiento de huellas dactilares y biometría facial en la frontera. Esta medida afecta a los ciudadanos británicos tras la salida en 2020 del Reino Unido de la UE.

Castilla ha manifestado que en la compañía están "muy preocupados" por la entrada en vigor -con dos años de retraso- del sistema y ha señalado que están trabajando conjuntamente con el Puerto y la Delegación del Gobierno en la búsqueda de soluciones para lo que han tenido "varias reuniones" y han enviado cartas a la Secretaría de Estado de Seguridad sin tener respuesta.

Igualmente, el director de Brittany ha incidido en que han transmitido a las autoridades europeas que este sistema está diseñado para los aeropuertos y, de no rediseñarse para los puertos, "tendremos un grave problema" ya que podría "triplicar" el tiempo de escala del barco.

Castilla ha avanzado que las previsiones de las escalas de la compañía para el 2025 siguen siendo las mismas y que mantiene su compromiso con el Puerto, pero ha advertido que si no se pospone la entrada en vigor del SES "tendremos un problema a la vuelta de la esquina" y "tenemos que trabajar conjuntamente para solucionarlo".

Por su parte, Díaz ha resaltado la afección "particular" que el sistema conllevaría para la operatividad del Puerto, ya que en la conexión "histórica" a Reino Unido, con cuatro escalas semanales, el 95% de los pasajeros van en vehículos lo que supone unas "diferencias notables" entre el puerto y un aeropuerto.

Según ha explicado, el control se realizará en un contenedor donde los pasajeros que van dentro del vehículo deberán bajarse y hacer el registro biométrico además de rellenar una serie de formularios, lo que alarga el tiempo de duración de los controles y puede "comprometer alguna de las escalas".

Para medir los tiempos de los controles, Díaz ha solicitado realizar un ejemplo práctico en el Puerto, una petición que considera "razonable", para conocer la afección del sistema a la operatividad de la compañía. Además ha asegurado que "vamos muy apretados" ya que el control conllevá activar una serie de mecanismos de licitación y contratación y "no va a dar tiempo" si tiene que estar para noviembre.

Por otra parte, el presidente de la APS ha reivindicado que la aplicación práctica del sistema tenga "flexibilidad para poder recurrir a unas tablets u otros dispositivos" que garanticen el control biométrico pero "que no redunden en perjudicar la operativa de los ferries".

En cuanto a la respuesta del Ministerio, Díaz ha denunciado que "llevamos dos años hablando sobre esto, la fecha de entrada en vigor se acerca y todavía hay incertidumbres encima de la mesa que generan preocupaciones porque no hemos obtenido respuesta".

Al respecto, la delegada del Gobierno, Eugenia Gómez de Diego, ha comentado que las entidades están trabajando de "forma coordinada" y ha mandado un mesaje de "normalidad y tranquilidad".

En el mismo sentido, también se ha pronunciado Castilla que ha transmitido "confianza" y que "tenemos que ir todos unidos de la mano en la negociación con Madrid" para transmitir el problema y evaluarlo.