jueves 19/5/22

La Fiscalía de Cantabria ha solicitado una pena de prisión a una madre y su hijo, de 18 meses a cada uno de ellos, por un supuesto delito de estafa, ya que están acusados de encargar unas ventanas para la vivienda del segundo y no abonarlas. La acusación particular, ejercida por la empresa afectada, eleva a tres años la petición privativa de libertad.

El juicio contra ambos se celebrará este lunes, 2 de mayo, en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, a partir de las 9.30 horas, ha informado el Tribunal Superior de Justicia.

Según el escrito de la acusación pública, la mujer, en su condición de administradora única de una mercantil dedicada a la construcción y "a sabiendas" de la falta de solvencia de la misma y de las dificultades económicas que atravesaba para hacer frente a los pagos, actuó "en connivencia" con su hijo, ingeniero en la empresa.

Así, "guiados ambos por la intención de obtener un ilícito beneficio", la primera encargó unas ventanas para el domicilio particular del segundo, por importe de 26.400 euros, "a sabiendas de que nunca se iba a abonar por carecer la empresa de efectivo, teniendo incluso una deuda anterior y no abonada" con la mercantil de ventanas.

Según el ministerio fiscal, los hechos constituyen un delito de estafa, que imputa a la acusada como autora y al hijo como cooperador necesario.

La pena solicitada para cada uno asciende a 18 meses de cárcel, y pide también una indemnización que deberían abonar de manera solidaria entre ambos de 26.400 euros, el importe de las ventanas no abonado.

Por su parte, la acusación particular -que ejerce la empresa de ventanas- califica los hechos como una estafa agravada por la cuantía, y solicita una pena de tres años de cárcel para cada acusado, así como una indemnización por el importe de las ventanas.

Piden 18 meses a una madre y su hijo por encargar unas ventanas y no pagarlas
Comentarios