domingo 28/11/21

La consejera de Educación, Formación Profesional y Turismo de Cantabria, Marina Lombó, ha transmitido un mensaje de tranquilidad a los más de 3.000 alumnos que mañana comienza la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU) y a sus familias, en una edición que ha calificado de "excepcional", al tiempo que ha augurado una superación con "éxito" de esta primera gran convocatoria pública de la "nueva normalidad".

Lombó puesto en valor el "esfuerzo coordinado" de todas las partes implicadas en la organización de la EBAU, donde el Ejecutivo regional y la Universidad de Cantabria han dispuesto todo para el desarrollo de unas pruebas "seguras para todo el mundo, docentes y alumnado", cuyos objetivos principales son evitar aglomeraciones y regular un acceso seguro a las sedes garantizando tránsitos ágiles.

En el transcurso de una visita realizada hoy al IES Marqués de Santillana, en Torrelavega, una de las 25 sedes que acogerá la Evaluación, la consejera ha inspeccionado los preparativos de esta prueba que congregará a más de 3.004 estudiantes en toda la Comunidad Autónoma desde mañana y hasta el viernes.

La consejera ha deseado a los estudiantes acierto para realizar el mejor examen posible, y ha agradecido al profesorado y a los directores de los IES su colaboración para poder afrontar estas pruebas en unas circunstancias excepcionales.

La titular de Educación, acompañada por el alcalde de Torrelavega, Javier López Estrada, y diversas autoridades locales y autonómicas, ha afirmado que la prueba, que se celebrará en su convocatoria ordinaria el 8, 9 y 10 de julio, ha constituido un tema "prioritario" para su departamento desde el inicio de la pandemia.

Así, la Consejería ha centrado sus esfuerzos en ir dando los pasos necesarios para adoptar, durante estos meses, las medidas dictadas por el Ministerio de Educación, adecuando el modelo de prueba y revisando los criterios de evaluación, aumentando la opcionalidad en los exámenes, de tal forma que los estudiantes puedan obtener la máxima puntuación con los contenidos que vieron en las aulas, antes de la suspensión de la docencia presencial.

También, en adecuar la celebración de las pruebas a los requerimientos higiénico-sanitarios necesarios con el fin de reducir al máximo los desplazamientos, evitar las aglomeraciones en las inmediaciones de las sedes, facilitar la desinfección de las aulas entre exámenes y organizar los accesos, así como garantizar la distancia interpersonal según la normativa vigente.

MEDIDAS HIGIÉNICO-SANITARIAS

Las medidas sanitarias para realizar estas pruebas incluyen la distancia social de 1,5 metros, la disposición de recipientes con solución hidroalcohólica, que se usarán al menos a la entrada y la salida, y el uso obligatorio de mascarilla, que sólo se podrán retirar cuando los alumnos estén sentados realizando el exámen, y habrán de ponerse cuando algún asistente se acerque a su mesa para alguno de los trámites dispuestos.

Además, el alumnado deberá de llevar todo el material necesario para realizar las pruebas.

A los centros solo ingresarán los alumnos y el personal habilitado y los acompañantes o asistentes que precisen apoyo educativo. Los estudiantes entrarán de forma escalonada y en la franja horaria que les corresponda. Previamente habrán recibido un mail con indicaciones sobre el aula asignada en cada prueba, por lo que este año no se producirá el tradicional llamamiento.

También están regulados el uso de aseos, las normas para circular por los pasillos y limpiar las aulas o para gestionar el tiempo de descansos entre pruebas.

La identificación será en la propia aula, a donde el alumnado llegará directo para evitar grupos grandes en el exterior de los centros.

Asimismo, la dispersión de sedes en municipios permitirá a los estudiantes comer en sus hogares y regresar por la tarde para continuar la evaluación.

Las pruebas se celebran este año en 25 sedes, en lugar de las cuatro habituales, 20 de ellas centros educativos de 15 municipios cántabros, y las cinco restantes en otras tantas facultades de la Universidad de Cantabria en Santander, con un promedio de 124 alumnos por sede.

En cada una de las sedes realizarán las pruebas el alumnado de cuatro institutos, los alumnos de ese centro y los de otros cercanos.

En ellas participarán 220 vocales, 25 coordinadores y 200 asistentes que velarán por el correcto desarrollo de las pruebas.

A través de Telegram también te acercamos la última hora de la información haciendo clic aquí.

Recuerda que puedes suscribirte a nuestro Boletín de Noticias de forma totalmente gratuita haciendo clic aquí.

Lombó traslada un mensaje de tranquilidad a los participantes de una EBAU "excepcional"
Comentarios