Industria lanza una nueva línea de ayudas de 200.000 euros para proyectos de I+D del sector agroalimentario

La Sociedad para el Desarrollo de Cantabria, SODERCAN (https://www.sodercan.es/), perteneciente a la Consejería de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, ha lanzado una nueva línea de ayudas para proyectos de I+D, en el sector agroalimentario, con un presupuesto de 200.000 euros.

Las bases reguladoras se han publicado en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) del 16 de marzo y la convocatoria se ha publicado en el BOC de hoy y estará abierta durante tres meses a contar desde mañana,viernes.

La presentación de solicitudes debe realizarse de forma telemática a través del gestor de ayudas de SODERCAN (https://ayudas.sodercan.es/ayudas).

La intensidad máxima de la subvención a aplicar para todos los gastos subvencionables será de hasta el 50% de los costes elegibles para proyectos de investigación industrial, y de hasta el 25% de los costes elegibles para proyectos de desarrollo experimental, pudiendo incrementarse hasta un máximo del 70% y del 45%, respectivamente, por tamaño de empresa: en un 10% adicional para mediana empresa, y en 20% adicional para pequeña empresa.

Podrán ser susceptibles de ayuda aquellos proyectos de I+D en producto o proceso que sean desarrollados por empresas del sector agroalimentario, o aquellos proyectos de I+D desarrollados por empresas pertenecientes a otros sectores cuyo resultado o explotación final del mismo vaya dirigido exclusivamente a su aplicación en el sector agroalimentario.

Y se podrán subvencionar como máximo dos proyectos por empresa solicitante, con un presupuesto de entre 30.000 y 150.000 euros.

El consejero de Industria y presidente de SODERCAN, Javier López Marcano, ha destacado que el sector agroalimentario de Cantabria tiene "un alto peso en la economía regional, un valor estratégico innegable, y un efecto dinamizador sobre el resto de las ramas de actividad".

Según ha explicado en un comunicado, este nuevo programa de subvenciones de SODERCAN dirigido al sector agroalimentario nace con el objetivo de incentivar la innovación en el entorno empresarial mediante el apoyo a proyectos de investigación industrial y de desarrollo experimental de carácter individual que propicien la transformación de la cadena agroalimentaria, la mejora de su competitividad, sostenibilidad, trazabilidad y seguridad del sector, dando respuesta a las nuevas demandas del mercado y a los retos tecnológicos que éstas plantean.

Marcano ha señalado que impulsar la modernización y digitalización de la industria agroalimentaria y apoyar su crecimiento económico sostenible y competitivo, dotándola de herramientas que faciliten al sector afrontar los retos medioambientales, digitales, sociales y económicos a los que se enfrenta en el corto y medio plazo, contribuirá a la vez a "fortalecer la cohesión social y territorial de Cantabria".

En España el sector agroalimentario contribuye con casi un 10% al PIB y está conformado, en su mayor parte, por pequeñas y medianas empresas, y en concreto, la industria de alimentación y bebidas representa el 25% de la cifra de negocios del sector manufacturero español.

El programa de subvenciones a proyectos de I+D en el sector agroalimentario, incluido en el Plan Estratégico de Subvenciones de SODERCAN, está relacionado con las líneas de actuación de la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027.

En el ámbito regional y de acuerdo con la Estrategia de Investigación e Innovación para la Especialización Inteligente de Cantabria (iCan 2020), la Consejería de Industria considera prioritario potenciar la cooperación empresarial, así como mejorar la interacción entre el sector científico-tecnológico y las empresas de Cantabria, para mejorar su competitividad.

Esta nueva línea de ayudas concurrencia competitiva de SODERCAN para proyectos de I+D se une a los programas específicos de la sociedad pública para incentivar la innovación en otros sectores estratégicos de Cantabria como el de componentes de automoción o el sector TIC, o para fomentar la economía circular en la industria.