La Guardia Civil realizó 110 actuaciones entre el 23 y el 27 de junio y el 60% finalizaron en denuncias

La Guardia Civil de Cantabria ha prestado más de 500 servicios en zonas de ocio entre el 23 y el 27 de junio que derivaron en 110 actuaciones policiales, principalmente dirigidas a la prevención del tráfico minorista y consumo de drogas, así como a la detección de armas u objetos peligrosos, y más de la mitad finalizaron en denuncias.

Esta actividad se enmarca en la segunda fase de intensificación del Plan Ocio Seguro, dentro del Plan Especial de Ocio que la Guardia Civil ha puesto en marcha el 1 de junio.

De las actuaciones policiales, el 60% finalizaron en denuncias administrativas, principalmente por tenencia o consumo de drogas, y aprehensiones de sustancias estupefacientes, como hachís, cocaína, marihuana y speed, así como por consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública.

También se realizaron más de 100 puntos de verificación dirigidos a la seguridad ciudadana y al control de la posible tenencia tanto de estupefacientes como de armas u otros objetos peligrosos para la integridad de las personas.

Igualmente se inspeccionaron 18 establecimientos hosteleros de diferentes poblaciones de Cantabria y se formularon denuncias por carecer de licencia de apertura o no cumplir los horarios de cierre establecidos.