El Grupo de Ingeniería Telemática de la UC participa en un proyecto europeo sobre economía colaborativa

Nota Uc Proyecto Sobre Economía Colaborativa Y Circular

El Grupo de Ingeniería Telemática (GIT), adscrito al Departamento de Ingeniería de Comunicaciones de la Universidad de Cantabria (UC), participa en un proyecto europeo sobre economía colaborativa cuyo objetivo es demostrar su poder y potencial y del movimiento maker.

Se trata de 'Collaborative production for the circular economy; a community approach', Pop Machina, que pertenece al programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea y forma parte de los proyectos financiados dentro del Reto Social 5 de acción climática, medio ambiente, eficiencia de recursos y materias primas, para proyectos enfocados al 'reverdecimiento' de la economía, de acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Así lo explicó el profesor Luis Sánchez González, investigador responsable del proyecto en el GIT, que indicó que el proyecto, en el que participan 23 socios internacionales, parte de la cultura que emana del concepto 'hágalo-usted-mismo' que impulsa la idea de que todo el mundo es capaz de desarrollar sus propios productos apoyándose en los recursos compartidos por el propio movimiento y de la producción colaborativa en la economía circular para promover la sostenibilidad ambiental y generar beneficios socioeconómicos en las ciudades europeas.

El proyecto hará uso de una serie de tecnologías de vanguardia (fábrica-del-futuro, blockchain) y áreas maduras (planificación urbana, arquitectura). Asimismo, se pretende analizar el ecosistema maker en Europa y explorar las mejores prácticas que se desarrollen tanto en las ciudades participantes como en otros lugares con el objetivo de poder replicarlas.

SANTANDER, ENTRE LAS 7 CIUDADES PILOTO DEL PROYECTO

Uno de los principales resultados del proyecto será la realización de siete pilotos en otras tantas ciudades europeas: Santander (España), Lovaina (Bélgica), Tesalónica (Grecia), Pireo (Grecia), Venlo (Países Bajos), Kaunas (Lituania) y Estambul (Turquía).

Con ellos se pretende generar un ecosistema alrededor de un espacio físico denominado 'Circular Maker Lab', que habilitará al efecto el Ayuntamiento de Santander (también socio en el consorcio), en el que distintas comunidades de ciudadanos puedan participar en iniciativas relacionadas con el movimiento maker (fabricación colaborativa, auto-reparación, formación en técnicas de fabricación digital, etc.) y que a su vez fomenten los principios de la economía circular.

En el caso de la capital cántabra, el objetivo es que este piloto sirva como "un germen" que se sostenga más allá de la duración del proyecto, generando un impacto "duradero y profundo" en aspectos tan relevantes como la sostenibilidad, inclusión social, regeneración urbana o la producción local.

Comentarios