sábado. 25.06.2022

Las pruebas de coronavirus realizadas a la colonia de gorilas del Parque de la Naturaleza de Cabárceno han confirmado que el brote ha afectado a seis de los siete ejemplares que conviven y que las muestras son compatibles con la variante ómicron silenciosa, según ha informado Sanidad.

Hasta el momento se sabía que habían sido tres los contagiados, el macho espalda plateada del parque y otras dos hembras que habían presentado síntomas -como tos, mucosidad o falta de apetito-, pero finalmente se ha ratificado que ha habido otros tres positivos, que han sido asintomáticos.

De este modo, solo ha esquivado el virus uno de los siete ejemplares de la colonia, así como otros dos monos cercopitecos de brazza que comparten espacio con los gorilas, y que tras analizarse sus heces han dado negativo.

Los primeros tres casos se detectaron el sábado pasado y se realizaron pruebas de saliva a otros gorilas, pero arrojaron resultados negativos. Sin embargo, el lunes se enviaron al laboratorio nuevas muestras, en este caso de heces, que confirmaron los seis positivos.

Como explican desde Salud Pública, esta diferencia responde a un patrón "similar al que ocurre con los humanos tras haber pasado la enfermedad: En el tracto superior ya no quedan restos del virus, mientras todavía se está expulsando en las heces".

Con las primeras muestras no se pudo determinar la variante de los contagios, pero sí con las segundas, a pesar de la baja carga viral encontrada. En estas últimas, el resultado es compatible la variante BA.2 de ómicron, conocida como la variante silenciosa y que a su vez es la que circula principalmente en la actualidad entre la población humana de Cantabria. El análisis mediante secuenciación del genoma completo del virus se realizará en fechas posteriores.

Los veterinarios y cuidadores del parque -todos ellos negativos en las pruebas que se les hicieron el sábado- sospechaban que podía haber más de tres contagios y que fueran asintomáticos, como ocurre con los humanos, y por ello se repitieron las pruebas.

El más afectado fue el macho Nicky, el primero con síntomas, que estaba triste, apenas se movía y tenía disnea. A su vez, otras dos hembras, aunque no estaban tan enfermas, tenían mucosidad y tos, lo que llevó a los cuidadores a pensar que podían tener Covid, pues tanto los primates como los felinos son susceptibles de padecerlo. No obstante, a día de hoy ya están recuperados de los síntomas.

Seis de los siete gorilas de Cabárceno se contagiaron de la variante ómicron
Comentarios