viernes. 09.12.2022

El consejero de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, José Luis Gochicoa, ha asegurado que la nueva Ley del Suelo de Cantabria tiene como principal objetivo el desarrollo sostenible de la región, al tiempo que pretende reducir los plazos en la aprobación de los planeamientos y mejorar las relaciones entre el ciudadano y la Administración.

Así lo ha manifestado en la presentación este jueves, en el Colegio de Arquitectos de Cantabria, del curso 'Ley de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Cantabria, buscando modelos de éxitos', que pretende dar a conocer las herramientas y recursos disponibles para ordenar y gestionar el urbanismo en Cantabria, ha informado el Gobierno en nota de prensa.

Durante su intervención, el consejero ha explicado que con esta nueva Ley se pretende "intentar solventar la parálisis de planeamiento" y conseguir la aprobación de un plan general en 4 ó 5 años. "Esperamos un acortamiento importante de los plazos y facilitar la relación del ciudadano con la Administración Pública", ha añadido.

Y es que, según ha expuesto, la norma simplifica y agiliza la redacción y tramitación de los planeamientos generales, especialmente en los pequeños municipios, manteniendo la necesaria seguridad jurídica. También mejora las relaciones con la Administración, al incorporar la declaración responsable y comunicación para obras de escasa entidad técnica e incluso para acceder a la primera ocupación del edificio, siempre que cuente con garantías técnicas, ha señalado.

De igual modo, Gochicoa ha explicado que la nueva Ley pretende diferenciar dos entornos: el del mundo más rural y el urbano, ya que le primero "no puede tener el mismo régimen" que el de ciudades grandes. Por ello, en estas últimas se delimita con más precisión lo qué es el suelo urbano y se definen instrumentos de desarrollo "más fáciles y rápidos" para poder resolver cuestiones relacionadas con la rehabilitación y la eficiencia energética.

Así, se establecen medidas para poder acometer actuaciones sin tener que modificar los planeamientos, permitiendo así acceder a propietarios y comunidades a las ayudas europeas existentes.

Por su parte, en el mundo rural, según el consejero, se busca ofrecer soluciones en zonas dispersas y con núcleos rurales antiguos, que les permitan la posibilidad de desarrollarse en su interior.

De esta forma, se prima la posibilidad de construir viviendas unifamiliares en los municipios en riesgo de despoblamiento y en los menores de 5.000 habitantes. Incluso en núcleos pequeños en municipios de menos de 10.000, los ayuntamientos podrán delimitar las Áreas de Desarrollo Rural.

Este aspecto se limita en los grandes municipios costeros de Cantabria, en los que los crecimientos tienen que ser mediante suelos urbanizables, que permiten un desarrollo más acorde a su dinamismo.

A la presentación del curso, que se desarrollará hasta el próximo 1 de diciembre, han asistido también el director general de Urbanismo y Ordenación del Territorio, Francisco Javier Gómez Blanco, y el decano del Colegio de Arquitectos, Moisés Castro.

El curso se divide en siete sesiones temáticas. En un primer momento se realizará un repaso a los aspectos más importantes de la Ley 5/2022, de 15 de julio, de Ordenación del Territorio y Urbanismo de Cantabria, analizando las novedades introducidas y, en la segunda parte, se expondrá un supuesto de éxito relacionado con el tema propuesto.

Gochicoa asegura que la nueva Ley del Suelo de Cantabria apostará por el desarrollo...
Comentarios