Gobierno y Proyecto Hombre inician un programa itinerante de prevención de adicciones en diez municipios

La Consejería de Inclusión Social y Proyecto Hombre han puesto en marcha un programa itinerante de prevención de adicciones en jóvenes que recorrerá diez municipios cántabros desde el 18 de junio.

El objetivo de esta acción es estimular la implicación y participación ciudadana en la construcción de municipios más saludables para evitar la promoción del consumo de cualquier tipo de drogas y adicciones sin sustancias, ha informado el Gobierno.

El programa de la Dirección General de Juventud, Cooperación al Desarrollo y Voluntariado, en colaboración con Proyecto Hombre, comenzará el día 18 en el salón de actos de la Casa de Cultura de Laredo, de 19.00 a 20.30 horas. Posteriormente llegará a Cabezón de la Sal, Reinosa, Suances, Santa Cruz de Bezana, Piélagos, Medio Cudeyo, Colindres, Laredo, Santoña, y Castro Urdiales.

El objetivo es aumentar el grado de conocimiento sobre las adicciones en el ámbito comunitario, potenciando el pensamiento crítico y el cuestionamiento interno ante los diferentes estilos de vida.

Para ello, se pretenden implicar a la población juvenil en la prevención de adicciones, sensibilizando sobre la toma de decisiones y sus consecuencias.

Así, plantea un proceso de aprendizaje para facilitar la identificación de factores de riesgo que conlleven comportamientos no saludables, y aporta conocimiento sobre los recursos a los que acudir para el tratamiento, prevención y asesoramiento familiar en el área de las adicciones.

Teniendo en cuenta que es un programa de prevención de adicciones, el público al que se pretende llegar es la población juvenil de los municipios, puesto que son el colectivo de mayor vulnerabilidad ante los consumos y adicciones sin sustancia.

No obstante, al ser un programa de prevención comunitaria, las sesiones se abren a toda a la ciudadanía en general independientemente de sus condiciones individuales o sus factores de vulnerabilidad, con lo que toda persona interesada que quiera beneficiarse de la intervención puede participar.

Cumpliendo los objetivos propuestos, se pretende convertir a los asistentes en agentes de sensibilización en su entorno sociofamiliar, que puedan ser nexos para motivar a personas afectadas por adiciones y/o sus familias a movilizarse para pedir ayuda y asesoramiento, así como estar mejor informados.

El proyecto se desarrollará a partir de dos áreas de conocimiento: adicciones consustancia y adicciones comportamentales, integrando tareas de formación y sensibilización en el consumo de alcohol, tabaco, vaper, hachis, bebidas energéticas, etcétera. Igualmente se abordarán el uso de redes sociales, videojuegos o fenómenos como el sexting, grooming, sextorsion o el ciberbullying.