sábado. 03.12.2022

El Gobierno de España estudiará esta semana las ayudas para Cantabria por las inundaciones que sufrió la cuenca del Saja y la zona de Torrelavega durante el pasado mes de enero. Además, la comunidad autónoma reclamará la declaración de zona especialmente afectada, incluida una cantidad económica para satisfacer al menos parte de los daños ocasionados por las riadas de enero, cuyas reparaciones ya han supuesto un gasto al Ejecutivo regional de 19,8 millones de euros.

Así lo ha dicho el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, tras la reunión que ha mantenido hoy con los alcaldes de ocho ayuntamientos especialmente afectados por las riadas de enero, quienes han manifestado su "indignación" porque sus reclamaciones no han sido atendidas y sí las de otras comunidades, como Andalucía o Murcia este pasado viernes, y han alertado de que estos sucesos pueden volver a producirse si la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) no actúa "con una urgencia extraordinaria".

Revilla ha explicado que ayer trasladó su "protesta" al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, por la exclusión de Cantabria del Real Decreto Ley aprobado el pasado viernes para destinar 746 millones de euros a paliar los daños y las necesidades de los afectados por las inundaciones e incendios registrados desde junio.

"Le mande un mensaje diciendo que es impresentable que nosotros no hayamos obtenido respuesta desde febrero" y quejándose de que había intentado hablar con la vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, "y no se había puesto". Sánchez, que estaba en Nueva York, le contestó "inmediatamente" e "inmediatamente me llamó Calvo para decirme que van a estudiar esta semana a ver qué encaje puede tener el tema de estas inundaciones, que no se pueden quedar fuera".

El regionalista ha subrayado que Cantabria pide "exactamente" lo mismo y "el mismo trato" que otras comunidades afectadas. "No fue una broma lo que ocurrió en enero... Las inundaciones originaron gravísimos daños", ha remarcado, recordando que los ayuntamientos afectados han recopilado más de 70 expedientes justificativos de "daños importantes" en toda la cuenca del Saja, Nansa y zona de Torrelavega, pero los vecinos "no han recibido nada".

Además, la comunidad quiere que se declare zona especialmente afectada por las inundaciones y con una cuantificación económica "que si no llega a satisfacer todas las necesidades, palie parte de los daños", ha explicado Revilla.

Otra cuestión que "preocupa muchísimo" a los alcaldes y al presidente es que Cantabria podría tener "inundaciones graves" si hay lluvias "cuantiosas", por lo que Revilla ha pedido al presidente de la CHC, Manuel Gutiérrez, que se reunirá este viernes con los regidores y con el presidente, que actúe "rápidamente limpiando cauces. Ellos saben dónde hay que actuar, dónde está el problema", ha asegurado Revilla.

El "problema" es que la CHC no tiene fondos puesto que ya ha gastado el millón de euros asignado a Cantabria, "una cantidad ínfima para la cantidad de ríos que tenemos", ha valorado Revilla, que ha requerido al presidente de la Confederación a reclamar más.

"Que digan que la cosa es de emergencia", ha apostillado, indicando que, paralelamente, también él instará al Gobierno de España a habilitar una partida especial y urgente para acometer las obras y paliar posibles inundaciones, además de que no ha descartado la colaboración del Ejecutivo regional y los ayuntamientos.

"Pero hay que limpiar los ríos porque vuelve a ocurrir algo, incluso de menor intensidad que en enero, vamos a tener desbordamientos en la mayor parte de los ríos de Cantabria", ha reiterado.

En este sentido, ha alertado de que las inundaciones pueden producirse "en cualquier momento" por la situación de los lechos tras los destrozos de principios de año, lo que "hace prever que en el momento que tengamos lluvias como las de enero o incluso de menor intensidad, estos ríos se van a desbordar porque están llenos de maderos, piedras, etcétera. Incluso hay zonas donde los ríos han cambiado su curso", ha remarcado.

INDIGNACIÓN DE LOS ALCALDES

En este sentido, el alcalde de Mazcuerras, Javier Camino, en representación de los municipios afectados de la cuenca del Saja, ha explicado que éstos se han unido, más allá de colores políticos, porque "el río ha cambiado ya hasta su curso y los vecinos están angustiados", por lo que "es una necesidad que actúen con una urgencia extraordinaria", ha dicho, refiriendo que en su caso hay vecinos que no han podido volver a sus casas desde enero y otras tienen sentencia de derribo tras la riada. "La alarma es grande y nos hemos unido para luchar contra ella".

Camino ha valorado positivamente la reunión con Revilla, "que se ha arremangado para ayudarnos", y ha confiado en que tanto la CHC como el Gobierno de España "nos atiendan y hagan una obra de emergencia".

Sin embargo, ha reconocido que los vecinos están "molestos" porque les están denegando todas las ayudas y es "un rechazo que no es justificado" en su opinión. "Nos admiten las excavadoras pero no los áridos; estamos indignados de que pongan excusas casi a la carta para no concedernos ayudas", ha denunciado, apuntando que al ver cómo otras comunidades sí se benefician de estos recursos "la indignación ha ido a más".

Tras indicar que no cuentan con un cálculo económico del total de los daños, ha reconocido que "a lo mejor hemos tenido dejadez" en cuanto a las ayudas, "pero pensábamos que nos las iban a dar".

Por otra parte, el regidor ha asegurado que el presidente de la CHC conoce la problemática del Saja, cuyo cauce, que era de cuatro o cinco metros, "ahora está al nivel de las fincas y de las casas de los miles de metros cúbicos de áridos que tiene".

Al respecto, ha apuntado que este martes llovió en la zona durante "cinco o seis horas y el agua quedó a la altura de los peldaños; libramos por puntos".

El Gobierno central estudiará esta semana las ayudas para Cantabria por las inundaciones
Comentarios